Efectos del turismo: aspectos positivos y negativos

Los efectos del turismo pueden ser muy beneficiosos si se potencian los aspectos positivos y se controlan los negativos a nivel local

El turismo es un factor muy importante y casi fundamental en la economía de un país, y esto repercute también en el ámbito social y político. Pero los efectos del turismo pueden ser positivos, mejorando la actividad económica de un lugar, o negativos, propiciando masificaciones, delincuencia e incluso la propagación de enfermedades o epidemias.

Aspectos positivos
Los efectos del turismo positivos se centran en aspectos económicos, aunque también les hay de tipo sociológico o cultural. El turismo es una fuente de ingresos por sí mismo, gracias a la llegada y gasto de divisas de visitantes extranjeros, aunque también se produce este gasto por los viajes de negocios, en los que se intercambia inversión tecnológica o productiva.

Entre las aspectos económicos más importantes, encontramos la generación de empleo. La demanda de empleo aumenta sobre todo en las zonas costeras en épocas vacacionales, debido a la llegada de turistas. Cabe destacar que de unos 214 millones de personas que emigran al año en el mundo, 165 millones (en torno al 83%) lo hace por causas laborales. Son los llamados flujos migratorios de trabajadores.

Otro aspecto positivo de los efectos del turismo es la promoción internacional, que a su vez hace que aumente la inversión extranjera. En cuanto a los efectos socio-culturales, cabe destacar el intercambio de civilizaciones y la ruptura de estigmas raciales o culturales.

Aspectos negativos
Los efectos del turismo de tipo negativo se centran en aspectos sociales, pero también económicos y medioambientales. En cuanto a los aspectos económicos, es destacable el desplazamiento masivo de la mano de obra, y la baja cualificación de misma en trabajos temporales, generalmente.

Otro de los aspectos negativos es que el turismo es un vector muy importante de propagación de enfermedades o epidemias, ya que supone más de 900 millones de personas que viajan cada año entre países. Entre los efectos del turismo de carácter negativo también están los culturales, como la pérdida de identidad de un territorio debido a la masificación de la inmigración, y la pérdida de idiosincrasia en territorios que prácticamente están ocupados por población extranjera.

Otro factor muy importante es el impacto medioambiental destructivo, la contaminación está ligada en este caso a la masificación y también al desarrollo económico y empresarial. Por este motivo se hace necesaria la preservación de los recursos tanto naturales como históricos o patrimoniales del territorio.
También aumentan las discriminaciones por la raza, la inseguridad y la delincuencia y el turismo sexual.

El turismo conlleva altos beneficios tanto económicos como culturales, siempre y cuando se mantengan políticas de protección local para que no se produzcan desequilibrios en la región afectada.