Ejercicios para aprender a bailar sobre las puntas de ballet

Fortaleza física en el tren inferior y madurez anatómica son imprescindibles para sujetarse sobre las zapatillas de puntas.

Aprender a bailar sobre las puntas de las zapatillas de ballet es la culminación de años de aprendizaje y de mejora técnica y física de las futuras estrellas de la danza. Bailar de este modo se consigue después de años de ejercicios sobre el linoleum, es decir, el suelo del escenario o del aula, y en la barra frente al espejo.

Riesgo de lesiones graves

Para conseguir que el cuerpo de una joven bailarina se sujete sobre la escasa superficie que proporcionan los dedos de sus píes, las piernas y la columna vertebral deben alcanzar antes una notable madurez, elasticidad y, a la vez, consistencia.

 

Una vez obtenido el control sobre el cuerpo y su equilibrio pleno, podemos arriesgarnos a ejecutar pasos de baile sobre las puntas de ballet. De no haber alcanzado esa madurez física y técnica, el riesgo de lesiones, en muchos casos, graves, sería altísimo.

 

Por precipitar los ejercicios sobre las puntas, pondríamos en riesgo las articulaciones y los músculos de las piernas y de la pelvis. A veces para siempre, ya que una mala preparación o un calentamiento inadecuados pueden hacer crónicas algunas de esas lesiones.

Ejercicios preparatorios

Antes de realizar los ejercicios para aprender a bailar sobre las puntas de ballet, conviene realizar series de ejercicios de flexión, puntas y media punta. Se trata de, en tres fases, estirar la totalidad del pie, desde la punta de los dedos hasta el tobillo, controlando el empeine y evitando brusquedades.

 

Simultáneamente, habremos realizado ejercicios de espalda, estiramientos y varias series de abdominales para endurecer la pelvis, ya que, el control de pies y piernas debe llegar desde el ombligo y a través de la pelvis hasta el tren inferior de nuestro cuerpo.

 

Finalmente, una vez calentadas todas las articulaciones y con el control total del tronco estaremos ya listos para empezar a bailar sobre las puntas. Empezaremos con algunos ejercicios y piruetas sencillas para, después, pasar a piezas más complejas. Sin prisas, con perseverancia y siempre de forma controlada por nuestros maestros y maestras.

 

Estos ejercicios para aprender a bailar sobre las puntas del ballet son cuestión de perseverancia y de método, y es que, básicamente, en eso consiste la danza clásica, en alcanzar la sencillez y la aparente fragilidad desde la complejidad de la forma física y la dureza del aprendizaje.