Ejercicios para aumentar la velocidad taquigráfica

Aqui encontrarás ejercicios para aumentar la velocidad de tu método taquigráfico y una breve explicación de los factores a tener en cuenta

La velocidad taquigráfica es el factor fundamental de esta actividad. No todos están capacitados para obtener este tipo de velocidad. Algunas personas pueden aumentar su velocidad taquigráfica pero tal vez no llegar a la velocidad que se necesita en la actividad a modo profesional. El alumno debe ser perseverante, voluntarioso y tener capacidad de trabajo, entre otras características para poder realizar esta actividad eficientemente. Si no, fracasará sin lugar a dudas, ya que se necesita de mucho trabajo diario.

Factores fundamentales
Los ejercicios para aumentar la velocidad deben transformarse en parte de nuestra rutina diaria. Las más desarrolladas velocidades se adquieren automatizando la actividad, es decir que el automatismo es un factor fundamental para ser un buen taquígrafo. Es preciso poseer perfección en el método taquigráfico a utilizar antes de intentar trabajar la velocidad.

Ejercicios para aumentar la velocidad
Un ejercicio fundamental es el seguimiento de dictados, corroborando sus signos y verificando que se hayan aplicado correctamente, ya que la asociación del sonido y la palabra colaboraran en la adquisición del automatismo necesario.

Después de repetir varias veces el dictado, el alumno ganará velocidad. El alumno percibe el sonido y de él surge la imagen necesaria. Cuando esta fase desaparezca de la percepción del sonido, directamente se logrará realizar el dibujo del signo. En este momento, estaremos automatizando y así llegaremos a la velocidad requerida, propia del entrenamiento y el esfuerzo. Este automatismo no existe absolutamente: hay modificaciones imperceptibles que se dan en ocasiones.

Una vez esto conseguido, debemos realizar ejercicios para aumentar la velocidad que trabajen el dictado de textos en velocidad creciente con intervalos de 10 a 15 palabras, y por aproximadamente 3 minutos. Por ejemplo, durante el primer minuto, el dictado con una velocidad de 40 palabras, el segundo de 45 y el tercero de 50. Deberá repetir este ejercicio hasta que adquiera automatismo.

Los ejercicios aumentarán de a 10 palabras. Es importante que si bien trabajamos la velocidad, no olvidemos la perfección. Los textos deben variar para aumentar el vocabulario del alumno. Es conveniente además realizar ejercicios de dictado libre de entre 5 y 10 minutos, a una velocidad menor que el ejercicio anterior.

Por último los ejercicios de 3 minutos, en el último minuto, tendrán un aumento de 10 palabras por encima de nuestra velocidad real. Luego se harán en progresión, desde 20 palabras menos a su velocidad real en el primer minuto y en el último superarán su velocidad real por la misma cantidad.

Estos ejercicios para aumentar la velocidad se adaptarán según el método taquigráfico a utilizar.