El mejor plan para disfrutar de unas vacaciones en Beirut

Para aprovechar al máximo unas vacaciones en Beirut se debe dedicar una parte del tiempo a explorar su rica historia y aprovechar el resto disfrutando del ocio que ofrece el Beirut más actual.

Cuenta la leyenda que Beirut fue fundado por el dios El en homenaje a su amada esposa, la diosa Berout. Con el fin de proteger la ciudad, se la ofreció a Poseidón, dios del mar, y a los Cabiri, los dioses de la navegación, otorgándole como recompensa una posición clave por la cual han rivalizado numerosas civilizaciones durante su larga y rica historia. Pasar unas vacaciones en Beirut es adentrarse en una ciudad llena de contrastes, una mezcla encantadora entre Oriente y Occidente que no dejará indiferente a ninguno de sus visitantes.

 

Explorar el antiguo Beirut

Por la capital del Líbano han pasado fenicios, griegos, romanos, árabes, otomanos y franceses, dejando tras su paso un inmenso legado de tesoros arqueológicos que son de visita obligada para aquellos que deseen pasar unas enriquecedoras vacaciones en Beirut. Son de gran interés los glacis, las cinco columnas romanas, la exedra romana semicircular, los baños romanos, la muralla medieval, el Castillo de los Cruzados, el Gran Palacio Gubernamental, el hospital militar otomano y la Torre del Reloj. Para quien quiera profundizar más en la historia de esta legendaria ciudad, se recomienda visitar el Museo Nacional de Beirut, uno de los museos más ricos en piezas arqueológicas de Oriente Medio.

 

 

Tampoco hay que olvidar visitar la Catedral Greco-Ortodoxa de San Jorge, considerada uno de los edificios más antiguos de la ciudad, ni las diversas mezquitas que se distribuyen por todo Beirut. La más grande de todas ellas es la Gran Mezquita de Al Omari, construida sobre las ruinas de una antigua iglesia bizantina, que fue a su vez edificada encima de las ruinas de unos
baños termales romanos.

 

Explorar el nuevo Beirut

Después de una jornada cultural, los afortunados que estén de vacaciones en Beirut podrán disfrutar de una tarde de compras por el distrito Hamra Street, al oeste de Beirut, que cuenta con un sinfín de tiendas de diseño donde se exhiben las últimas tendencias en moda. En este barrio también se pueden encontrar múltiples restaurantes y cafeterías, así como una gran variedad de ofertas culturales en cines y teatros.

 

 

Para quien busque relajarse durante sus vacaciones en Beirut contemplando una preciosa puesta de sol, Raoucheh es el sitio al que hay que acudir. Situado en el paseo marítimo, se podrá disfrutar de unas maravillosas vistas panorámicas de las Rocas de las Palomas, unas rocas de sesenta metros de altura que se separaron de la orilla y que parecen custodiar este lugar.