El mercado de Fuencarral: consejos para ir de compras en Madrid

No se puede ir de compras en Madrid sin visitiar el Mercado de Fuencarral, el icono de la ropa y la contracultura moderna y un lugar que no deja indiferente a nadie.

El Mercado de Madrid se construyó en 1998 en un edificio en ruinas en un barrio, Chueca, que entonces era bastante marginal. Fue bautizado como el centro comercial para los que odian los centros comerciales y desde entonces ha sido un hit de la moda alternativa y las compras en Madrid. El Mercado de Fuencarral alberga más de sesenta tiendas de vanguardia donde se encuentran los jóvenes diseñadores y los caza-tendencias de las principales revistas de moda en un ambiente de eventos y performances continuas.

Primera planta

Nada más entrar los visitantes se topan con un diseño vanguardista y futurista en cada rincón del edificio y en cada detalle arquitectónico, convirtiendo la visita en algo más que un simple plan de compras en Madrid. En la primera planta se encuentran más de veinte tiendas de nuevas tendencias, complementos y ropa originales con diseños modernos. El Mercado de Fuencarral se ha convertido en el epicentro de la moda alternativa de Madrid gracias a su arriesgada apuesta cultural.

 

En esta planta destacan las tiendas de moda retro y vintage, especializadas en tendencias de otras épocas que vuelven a estar de moda entre los jóvenes. A través del único pasillo de esta planta se pueden ver exposiciones de joyas raras y extravagantes, poco comunes en visitas de compras en Madrid, que suele ser una ciudad bastante conservadora en cuanto a moda y complementos. Toda la decoración y el diseño del centro comercial es una explosión de colores y luces que no deja indiferente a nadie.

Planta baja y sótano

En planta baja se encuentran los mostradores de pequeñas tiendas de complementos y bisutería de plata, así como tiendas para piercings y todo tipo de decoración del cuerpo, incluso un estudio de tatuaje y varias tiendas de discos y vinilos antiguos y modernos donde acuden los coleccionistas habitualmente. Es uno de los pocos sitios de compras en Madrid donde encontrar ropa gótica de calidad.

 

En el sótano se ubican una peluquería de tendencia donde se reproducen los cortes de pelo más arriesgados del momento, un sofá-club donde relajarse mientras se lee o toma algo, una galería de arte. Es donde se organizan pequeños eventos con música en directo, recitales de poesía, ciclos de cine antiguo y performances vanguardistas que no se encuentran en ningún otro lugar de compras en Madrid.