En qué consiste el rugby subacuático

Velocidad, resistencia y fuerza entre otras capacidades físicas, además de una orientación espacial especialmente desarrollada, son imprescindibles para destacar en rugby subacuático.

El rugby subacuático es un deporte nuevo que tiene muy poca similitud con el tradicional, dada las reglas que sigue y las condiciones donde se realiza. Nace del entrenamientos que hacían los buzos alemanes, requiriendo una gran capacidad física para mantener el oxigeno y conservarse sumergido.

Implementación técnica

Esta disciplina deportiva se práctica en una piscina que tenga cuatro metros en promedio de profundidad, llegando a cinco metros algunas veces. Las canastas son fijadas al fondo de la superficie, tienen una dimensión de cuarenta centímetros de diámetro y están hechas con aluminio o algún metal inoxidable que permita el constante contacto con el agua.

El balón que se usa en el rugby subacuático debe estar relleno con soluciones salinas y quedar lo suficientemente pesado, para permitir el hundimiento necesario en el agua. De esta manera los jugadores pueden tomarlo y buscar una anotación en la canasta sin la necesidad de salir a flote, que es siempre lo que se busca.

Desarrollo del juego

El rugby subacuático se disputa por lo general entre dos equipos que llevan los colores azul y blanco en sus uniformes. Son seis integrantes por lado, además de contar con cinco sustitutos debido al gran desgaste físico que conlleva la actividad de permanecer en el fondo del agua intentando marcar puntos con el balón en la canasta del equipo contrario.

El desarrollo de la actividad tiene reglas específicas que indican el juego completamente bajo el agua, la nula posibilidad que salga a flote la pelota y plena libertad para lanzar pases a otros compañeros en cualquier dirección. La esfera tiene una característica particular que hace mucho más táctico el juego, donde se detiene en los dos o tres metros cuando es lanzada.

Así como el futbol está reglamentado por la FIFA, el rugby subacuático tiene una institución que lo avala y lo rige llamada Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas. En Estados Unidos, Colombia y Venezuela ha sido integrado con mucho éxito por las diferentes asociaciones de deportes subacuáticos de esos países.