En qué consiste una gammagrafía ósea

Una gammagrafía ósea o del hueso es una radiología que se usa para observar los huesos del cuerpo humano y se utiliza para la búsqueda o seguimiento de determinadas enfermedades.

Esta clase de radiología entraría dentro de las llamadas nuclear, lo que quiere decir que durante la gammagrafía se utiliza una sustancia radioactiva que sirve de contraste para visualizar mejor los huesos. Este líquido, que se llama radionúclido, se amontona en aquellos lugares donde existe algún tipo de alteración en el tejido óseo.

Por qué hacer una gammagrafía

Principalmente se usa para la detección y seguimiento en pacientes con cáncer, en este caso de huesos, aunque también puede servir para visualizar un traumatismo en un hueso que una radiografía no muestra, una infección ósea, detectar enfermedades como la artritis o tumores benignos entre otros.

Riesgos de la gammagrafía

Este procedimiento no debe causar ningún riego para el paciente ya que la cantidad de líquido radioactivo que se inyecta es muy pequeña. Pueden aparecer ciertas molestias durante el proceso, ya que el paciente debe permanecer quieto durante la exploración. Las personas que tengan alergia al marisco o al látex deben informar a su médico.

Durante la exploración

La gammagrafía ósea puede efectuarse de forma ambulatoria o con ingreso hospitalario. Para iniciar la prueba se le abrirá una vía en la mano donde inyectarán la sustancia radioactiva o marcador radioactivo, dejando un tiempo que se centre en los tejidos, teniendo una duración la prueba de entre una a tres horas.

 

Durante el tiempo de espera, el paciente podrá caminar y deberá beber de cuatro a seis vasos de agua para eliminar los restos del líquido que se ha inyectado. Una vez que la sustancia se ha concentrado en el tejido dañado se le pedirá que vacíe la vejiga y se realizará una serie de pruebas.

 

Es entonces cuando comienza la prueba con el escáner, para lo cual el paciente deberá estar totalmente quieto. Es muy probable que le pidan que cambie de posición durante la prueba para obtener otras perspectivas del hueso. Al finalizar, se le quitará la vía intravenosa y sólo quedará esperar los resultados.