Encontrar la mejor silla de seguridad para niños

El tipo de asiento, la colocación del mismo y tener en cuenta la edad del menor a la hora de adquirirlo serán los puntos claves para hallar la mejor silla de seguridad para niños.

Una silla de seguridad para niños es imprescindible en el coche de toda familia en la que haya niños ya que, sumado a la alta prevalencia de accidentes de coche, se añade la alta mortalidad infantil en estos casos debido a unos elementos de seguridad deficientes o inexistentes que pueden tener consecuencias muy graves.

Requisitos fundamentales y edades

Los bebés que no superen los diez kilogramos de peso pueden ser transportados en un capazo con los correspondientes arneses que se pueden adquirir en cualquier tienda de complementos del motor. Asimismo, se debe tener especial cuidado con los bebés ya que son extremadamente sensibles a posibles rozaduras o impactos.

 

Para aquellos menores que tengan pesos comprendidos entre los once y los diecinueve kilogramos, normalmente correspondientes a los seis meses y dos años de edad, la opción de una silla de seguridad para niños ajustada al menor y sujeta por tres arneses será la alternativa más adecuada. Estas sillas deben estar homologadas según lo que dicta la norma EC44/03.

 

Asimismo, para los que ya superen este margen de edad se les puede colocar un cojín y el apoyo correspondiente en la espalda. Se debe cuidar que el cinturón de seguridad quede bien sujeto aunque una tendencia a la que se va recurriendo, cada vez más, es adaptar la altura del cinturón de seguridad, que se puede solicitar al concesionario correspondiente previo pago.

Consejos para una mayor seguridad infantil

En España hay un alto índice de mortalidad infantil en carretera; por ello la utilización de una silla de seguridad para niños es un elemento imprescindible para garantizar la protección del bebé o menor o, al menos, de poner todos los medios posibles para evitar desgracias.

 

Asimismo, según los informes de la DGT, un alto número de vehículos llevan la silla de seguridad para niños incorrectamente colocada. Para evitarlo se deben elegir, en primer lugar, asientos con la mayor simplicidad posible en lo que se refiere al montaje y, después, optar por acercarse al taller o concesionario habitual ya que es preferible la ayuda profesional.

 

Una última recomendación es la utilización de asientos tales como la silla de seguridad para niños ISOFIX, un modelo normalizado que reduce, según la opinión de los expertos, en un veintidós por ciento los daños a cualquier impacto. Estas son además de fácil montaje aunque el inconveniente es que tales mecanismos de seguridad solo han sido fabricados, por el momento, para menores de hasta dieciocho meses.