Entrenamiento de la potencia de salto

Entrenamiento y ejercicios específicos acompañados de dedicación y esfuerzo, son las claves para conseguir una buena potencia de salto en las piernas.

Son multitud los deportes que pueden requerir de una buena forma física en las piernas y de una buena potencia de salto. Trabajarla en mayor o menor grado puede suponer un éxito también mayor o menor en función del trabajo realizado para conseguirlo. Deportes como el baloncesto, el voleibol o el atletismo, entre muchos otros dependen en buena manera de ello.

Necesidad de la potencia en el salto
Conseguir una muy buena potencia de salto en las piernas puede significar un triunfo en la disciplina deportiva que lo requiera. Es imprescindible el trabajo de mejora y ganancia de potencia vertical y estabilidad muscular en las piernas en deportes como baloncesto, atletismo, rugby, fútbol, vóleibol, y un largo etcétera.

 

Es aquel que más salta quien más lejos llega. El baloncestista que coge mejor los rebotes bajo el cesto, el futbolista que mejor salta para rematar de cabeza la pelota o el vjugador de voleibol que salta más alto en la red para los bloqueos, siempre estan bien considerados. Es por ello que en estas disciplinas deben trabajarse constantemente las piernas y muy especialmente la potencia de salto.

Trabajo específico para lograrlo
Lograr unas piernas musculadas pero a la vez equilibradas, o lograr una buena potencia de salto no es complicado y está al alcance de cualquiera. Solo requiere trabajo, dedicación y esfuerzo. Combinar una buena alimentación con buenas dosis de gimnasio con trabajo específico logrará el mejor de los resultados.

 

Como uno de los ejercicios básicos para la potencia de salto destacan las sentadillas con y sin carga. Con los pies paralelos y con una separación aproximada de nuestro cuerpo se realizaran sentadillas flexionando y estirando ambas piernas. De esta manera se trabajan los cuadriceps, los vastos y algo de gemelos, todos ellos principales responsables del salto.

 

Otros de los trabajos fundamentales serán los gemelos y soleos con el característico ejercicio de ponerse de puntillas contrayendo la parte posterior de la pierna, y el trabajo con los bíceps femorales, responsables de la extensión de la pierna y antagonistas de los cuadriceps. Finalmente, es necesario también el trabajo de aductores y abductores, responsables de la abertura y cierre de ambas piernas.

 

En resumen la potencia de salto puede conseguirse mediante el trabajo exhaustivo del tren inferior (conjunto muscular de las piernas), que podrá completarse de forma casi indispensable de un trabajo abdominal y de un buen tono muscular general. Una buena práctica resulta combinar el trabajo de gimnasio con las salidas a correr, a ser posibles con un buen desnivel.