Equipaje de mano: cómo aprovecharlo al máximo

Para aprovechar al máximo el equipaje de mano conviene informarse de las normas vigentes y llevar puestas aquellas prendas que ocupen más espacio en la maleta.

Cada vez son más las medidas de seguridad aplicadas en los aeropuertos que regulan, entre otros muchos elementos, el equipaje de mano que puede llevar cualquier viajero. Además, con el aumento de las compañías de bajo coste, que cobran por cada maleta facturada, es necesario conocer dicha normativa para poder sacar el máximo provecho del equipaje que se puede subir a bordo del avión y evitar, así, posibles problemas a la hora de embarcar.

Normativa vigente referente al equipaje de mano

  • Aunque cada compañía tiene sus propias normas, la mayoría de éstas coinciden en que el equipaje de mano ha de limitarse a un solo bulto, que no pese más de diez kilos y cuyas medidas no sean excedean los 55 centímetros de alto, 40 centímetros de ancho y 20 centímetros de largo (55x40x20 cm).
  • En cuanto a su contenido, está restringida la cantidad de líquidos o sustancias de consistencia similar que los viajeros pueden llevar en su maleta. De este modo, sólo se podrán embarcar líquidos cuyo envase no supere los cien mililitros, siempre y cuando se metan en una bolsa de plástico transparente con sistema de apertura y cierre, y cuya capacidad no supere un litro.
  • Además de las bebidas, se consideran líquidos todas las cremas y pastas, maquillajes, perfumes, geles, desodorantes, espumas y cualquier otro tipo de aerosoles. Es importante recordar que esta medida no se aplica a los líquidos comprados en las tiendas situadas después del punto de control.
  • Tampoco se podrá incluir en el equipaje de mano ningún tipo de arma, objetos punzantes o con filo, instrumentos contundentes, como bates de beisbol o palos de golf, ni sustancias químicas, tóxicas o inflamables.

Trucos y consejos para optimizar el equipaje de mano

  • Antes de empezar a guardar toda la ropa y los útiles que se quieren llevar como equipaje de mano, es recomendable extenderlos sobre una superficie e irlos agrupando según su categoría.
  • En lo que respecta a la ropa, es importante escoger prendas que se puedan utilizar tanto de día como de noche y que se puedan combinar fácilmente, de manera que se logre conseguir dos looks diferentes repitiendo una de las prendas elegidas. Todos estos elementos se deben doblar de forma que ocupen el mínimo espacio y que, aún así, no lleguen demasiado arrugados al destino seleccionado.
  • Además, para aprovechar al máximo el equipaje de mano, un buen truco consiste en llevar puestas aquellas prendas que ocupen más espacio en la maleta, como las botas o los abrigos, y aprovechar los bolsillos de éste último para guardar más cosas, como una cámara de fotos o una bufanda y unos guantes.