Exposiciones orales: trucos para aprender a modular la voz

Cuando exponemos oralmente en forma habitual, es imprescindible aprender a modular la voz, aunque también ayuda saber transmitir una actitud positiva y calma frente al auditorio.

El autocontrol de nuestra mente y no dejarnos llevar por los nervios son algunos de los ingrediente de la infalible receta para aprender a modular la voz. Otras técnicas aplicadas y practicadas de forma constante, como el control de la respiración ejercicios de entonación, serán indispensables para quien requiera de su voz como herramienta profesional.

Preparación de la garganta

  • Los sonidos se producen con la intervención del aire, por lo que es imposible aprender a modular la voz si no respiramos correctamente. Podemos pararnos y respirar profundo, llenando primero la parte inferior de los pulmones, luego la media y por último la superior, exhalando a la inversa. El proceso debe realizarse con atención, hasta alcanzar ritmo continuo y suave.
  • Dejemos caer la cabeza hacia adelante y atrás, derecha e izquierda, luego la inclinamos hacia adelante sintiendo el peso y girando a un lado y otro. Estos ejercicios de cuello relajan la cavidad laríngea; pueden ejecutarse mientras nos duchamos o en el intervalo de tareas. Acompañemos con mover la lengua en forma circular y sacarla intentando tocar la punta de la nariz.
  • La posición del cuerpo influye en el funcionamiento de los órganos de fonación, pro lo que conviene estar en pie o sentado en una posición erguida. El peso del cuerpo debe distribuirse de forma armónica, los hombros tienen que estar hacia atrás, la mandíbula al frente. 

Agilidad oral

  • Para aprender a modular la voz, no esforzaremos por hablar con intensidad moderada y vocalizar para ser claros. Podemos leer trabalenguas en forma lenta e ir aumentando el ritmo; además observarnos frente a un espejo y grabar lecturas para escucharnos, corregirnos y volver a intentarlo, será de especial ayuda.
  • Si vamos a leer, tenemos que emitir la voz con naturalidad, cuidando los finales de frase para no quedarnos sin aire y la toma de aire no sea forzada ni audible.
  • Para conservar la voz intacta es preferible no fumar. También es importante beber abundante líquido y que cuando estemos frente al público tengamos agua a mano para tomar un sorbo cada tanto, sin embargo, debemos prescindir de bebidas con gas o intensas como el café.
  • Mucho podemos hacer para aprender a modular la voz, tengamos en cuenta que su mal uso puede causarnos disfonías que perjudicarían nuestra tarea. Si el habla es elemento habitual de trabajo quizás debamos reforzar los cuidados con la consulta a un foniatra que investigue nuestras cuerdas vocales o asistir a un taller de la voz.