Etiquetas para la ropa de marca

La importancia de la apariencia de las etiquetas para ropa a la hora de decidir su compra

El diseño de las etiquetas para ropa puede ser más valioso que el de la prenda misma. Mucho tienen que ver el nombre, la forma, el isologo que la componga y sus colores.

De shopping antes de llegar
La moda y las tendencias nos empujan hacia las tiendas con cierta compulsión. En ellas ya hay una extensa variedad de lo que se compra antes con los ojos y por canales publicitarios. Así se trate de una blusa, unos jeans o un par de zapatos, estarán preseleccionados por un comerciante ya consciente de lo que el cliente necesita.

Pero a la hora de decidir, además del factor económico, influye la marca en las etiquetas para ropa. Tan importante es como símbolo de calidad o de garantía de lucimiento, que a veces se pide por ella antes de describir lo que se necesita. A simple vista, cada marca posee un marco identificatorio que puede ir desde una simple forma geométrica a una silueta animal.

La marca que deja huella
Vale entonces el esfuerzo del diseñador para que las etiquetas para ropa no desentonen ni destaquen demasiado sin dejar de identificar. Deben lucir de acuerdo a los colores de la misma. También la alternativa de una etiqueta bordada es viable para integrarla. Si está cosida no debe ser muy llamativa si no se quiere que el cliente la arranque antes de estrenar la prenda (aunque algunos prefieran lucir así “su marca”). Si es interna no importará. En las que tienen líneas para ambos géneros podrá diferenciarse con sutileza el diseño según el sexo de la prenda destino.

Las grandes marcas cuidan este detalle, aunque la diversidad de modelos les impida a veces controlar la coherencia del contraste entre las etiquetas para ropa y la misma prenda. Estará en la habilidad del propietario de marcas más artesanales, el convertir sus etiquetas para ropa en auténticos accesorios de sus prendas, y no en algo que el usuario final quiera arrancar de un tijeretazo al llegar a su casa.