Figuras con frutas para decorar la cocina

A mucha gente le gusta tener en su cocina, como un bonito adorno, una gran cesta llena de frutas. Para no tener que ir comprando y comiéndose enseguida una gran cantidad y variedad de frutas se utilizan las figuras con frutas para decorar la cocina. Hacerlas uno mismo es sencillo

Una cesta llena de figuras con frutas para decorar la cocina es algo que a mucha gente le agrada. Se pueden comprar las figuras hechas o hacerlas usted mismo.

Ventajas de comprarlas hechas
Comprarlas hechas es más cómodo, debido a que sólo se trata de mirar las que hay disponibles a la venta, tomar las que más nos gusten y pasar por caja. Las figuras suelen ser bastante realistas, y se asegura de que si su adorno es una pera, parezca una pera. Haciéndolo usted, si no es una persona mañosa modelando, podría parecer una patata verde en lugar de una pera, o incluso algún invitado le podría decir que le gusta su figura de un alienígena venido del espacio exterior invadiendo su frutero. Si no sabe modelar, se puede evitar el mal trago de que no comprendan su obra, comprando las figuras con frutas ya hechas. 

Desventajas de comprarlas ya hechas
Aunque es algo bastante evidente para muchos, es algo a tener siempre presente: no encontrará figuras con frutas de todos los modelos de fruta. Suelen encontrarse fácilmente las más típicas: manzanas, peras, plátanos...pero otras son más difíciles de encontrar: kiwi, melón, aguacate...entonces es cuando su mejor opción es hacerlas usted.

Modelando figuras con frutas
Para ello puede usar pasta para modelar, puede ser de secado al aire, la cual tras ser modelada, simplemente se deja secar al aire hasta que endurezca. Quedan figuras ligeras que se asemejan al cartón-piedra. Cuando estén secas, le tocará pintarlas. Use pintura permanente, no se le ocurra usar óleo o acuarela, pues si así lo hiciera, luego las figuras desteñirían asi que se mojaran ligeramente. También puede usar pasta para modelar que se endurece en el horno (la suelen llamar "fimo", no debe confundirla con la arcilla). El fimo es de colores, por lo que se evitará tener que pintarlo después. Tras endurecerlo al horno, queda como si fuera de plástico. Para el endurecimiento basta seguir las instrucciones del fabricante, que vienen en el envase del producto.