Guerra campal: La rivalidad entre Celtic y Rangers

La ciudad escocesa de Glasgow es sede de una las rivalidades futbolísticas más grandes y graves del mundo. Se trata del conflicto entre Celtic y Rangers..

Es debido a las migraciones de irlandeses a Escocia en siglos pasados que surge una rivalidad histórica en el futbol europeo, la de los equipos Celtic y Rangers. El Celtic es el equipo de los irlandeses, y el Rangers el de los británicos. Los seguidores del Celtic son católicos y de izquierdas, y los del Rangers son protestantes y conservadores. La tensión entre estos dos equipos trasciende lo deportivo.

La rivalidad entre Celtic y Rangers trasciende al futbol
Los problemas entre los Celtic y Rangers surgen de la misma forma que otros conflictos de tipo racial o nacionalista. Al ser el Celtic el equipo fundado por los emigrantes irlandeses y el Rangers, fundado por un obispo protestante, éste último aglutina desde el principio a quienes desprecian a los extranjeros, su religión y su cultura. Con el tiempo, el Celtic aglutina también a los nacionalistas y el Rangers a los probritánicos.

Como se puede apreciar, cada uno de los equipos representa un colectivo completamente distinto y opuesto al del otro. Es comprensible así que la rivalidad entre ambas aficiones se mantenga e incluso crezca cada vez más. La enemistad entre ambos equipos ha llegado hasta límites tales como la negativa de contratar jugadores de religión contraria por parte del Rangers.

Una rivalidad que polariza el futbol escocés
De la misma forma en que ocurre en España con Real Madrid y Barcelona, Celtic y Rangers protagonizan casi en su totalidad el futbol escocés. De igual forma, se reparten los títulos casi a partes iguales, pues suman entre los dos más de noventa títulos en la liga de Escocia. El clásico entre ambos equipos se llama el “Old Firm”, algo así como “Antigua Empresa” que es una forma de afirmar la legendaria antipatía que se profesan.

Curiosamente, en la actualidad, y a pesar de que la rivalidad es mucha, hay ciertas cosas que incomprensiblemente realizan juntos, por ejemplo, negocian en común los patrocinios o los derechos televisivos. Los derbis entre los dos equipos suelen ser particularmente violentos, hasta el punto de haber tenido que programar los partidos a mediodía para evitar al máximo la ingesta de alcohol.

La última secuencia trágica de esta rivalidad entre celtic y rangers fue el asesinato de un aficionado del Celtic en la ciudad de Coleraine en el Ulster cuando un grupo violento de paramilitares probritánicos y simpatizantes del Rangers le atacaron al final de un partido.