Guía de ayudas para estudiantes con hijos

Ser padre o madre universitario puede ser incluso más duro que trabajador, por lo que las ayudas para estudiantes en esta situación suelen ser un sustento indispensable para la familia.

Cuando la madre, el padre o ambos miembros de la pareja estudian, sacrifican horas al esparcimiento y descanso con tal de cumplir el objetivo de graduarse. En ocasiones el esfuerzo no basta y se sienten obligados a abandonar los estudios para no descuidar a sus hijos, sobre todo cuando carecen de colaboración en el entorno familiar. Conviene decidir tras examinar ayudas para estudiantes, porque obtener un título redundará en beneficio para la familia.

Prestaciones públicas

  • Hay que empezar por averiguar en las administraciones si existen ayudas para estudiantes con hijos, becas o subsidios para guarderías. Quizás cuando la situación socio-económica lo justifique y las notas y regularidad en los estudios demuestren compromiso, se acceda a asistencia financiera. Por Internet se encuentra información y la posibilidad de averiguar vía correo electrónico.
  • Cuando se trata de menores de tres años, que aún no han comenzado la escolarización obligatoria, conviene preguntar en los propios centros de enseñanza y gestión académica porque muchas veces tienen guarderías infantiles. En ese sentido existen centros socio-educativos integrales planeados para mejorar la calidad de vida de los miembros de la comunidad universitaria.
  • Más allá de encontrar soluciones para alimentar, vestir y educar a los hijos, los estudiantes suelen tener algunas consideraciones extras. Existen disposiciones especiales que les permiten dar exámenes en otras fechas, incluso se puede hablar con los profesores y explicar situaciones particulares para justificar ausencias o conseguir cambiar una fecha de presentación.

Carreras Online

  • Cada vez son más los centros de estudios que programan carreras a distancia, las tramitaciones, cursar, tener un tutor que evalúe la marcha, presentar trabajos prácticos y rendir exámenes parciales y finales. Con este sistema las ayudas para estudiantes son múltiples, aunque hay que ser muy organizados y planificar las horas a dedicarle para poder avanzar.
  • Generalmente programas sociales y humanísticos tienen posibilidades de estudiarse a distancia, mientras que otras carreras ofrecen prácticas obligatorias y teóricos presenciales. Hay que decidir asignaturas a matricularse primero para que no traben otras e ir viendo lo que se puede cursar por cuatrimestre, sin ánimo de recibirse en tiempo normal.
  • Sean cursos presenciales o a distancia, las ayudas para estudiantes con hijos implican crearse hábitos de estudios, aprovechar cuando los niños descansan o están a cargo de adultos y no interrumpirán la concentración.
  • Si hay que hacer trámites o buscar material, se puede llevar a los pequeños de compañía, para que conozcan el lugar donde sus padres pasan algunas horas que no pueden estar con ellos.