Guía de consejos para el cuidado del calzado

Poner en práctica un correcto cuidado del calzado implica seguir unas precauciones diarias y saber qué productos de limpieza son nuestros mejores aliados.

Los consejos sobre el cuidado del calzado nunca están de más, ya que la vestimenta y en general el aspecto personal son las cartas de presentación de una persona. En este sentido, los zapatos son una parte importantísima de este conjunto, por algo el refranero dice que .

Consejos para el cuidado del calzado
Para el cuidado del calzado, en general, es conveniente que cuando se dejen de utilizar, se les ponga papel para que conserven la forma y sea absorbida la humedad.

Es bueno asearlos con un cepillo suave o con un paño, de esta manera no se verán opacos y se mantendrán muy limpios. Desinfectar el interior y exterior de los zapatos con un spray es buena idea, estos se compran en farmacias y previenen la aparición de hongos en el calzado. También es necesario evitar ponerse el mismo calzado dos días seguidos, para que se aireen y se deshumedezcan.

Calzado de cuero
Para el cuidado del calzado de cuero se debe utilizar una crema de zapatos especial para dicho material. Y en los días lluviosos ponerles algún producto químico para impermeabilizarlos, ya que el agua daña el cuero.

El cuero se debe hidratar, para ello un truco casero es utilizar crema desmaquillante, la cual aplicaremos con un trapo de algodón o gamuza. Para lavarlos hay que hacerlo con un trapo suave que elimine las manchas.

Otra precaución importante a tener en cuenta con los zapatos de cuero es que se agrietan y endurecen, con cierta facilidad, si se les pone cerca de fuentes de calor. Por eso, conviene guardarlos en algún lugar en que no les dé la luz y que tampoco sea húmedo.

Cuidado de otros tipos de calzado
Los zapatos de gamuza se limpian con una escofina delgada para después sacarles brillo con una toalla y así evitar que pierdan el color. Por otro lado, para el cuidado del calzado de terciopelo, por ejemplo, conviene no utilizar ceras; existen cremas para limpiar manchas en este tipo de zapatos, utilizando siempre un trapo suave seco o ligeramente humedecido.

En el caso del cuero sintético, que es más resistente que el natural, sí pueden ser limpiados con un trapo húmedo o con un cepillo. Mientras que para el charol, que  es un material que se ensucia fácilmente, puede lavarse perfectamente con una esponja y agua enjabonada. Las manchas se limpian utilizando un trapo empapado con disolvente sin acetona.