Guía para disfrutar de las mejores vacaciones en Egipto

Para que tus vacaciones en Egipto no te sepan a poco y puedas ver lo más relevante del país, es necesario hacer un recorrido por Asuán, Luxor y El Cairo.

La civilización egipcia es tan atrayente que ni los más grandes conquistadores pudieron resistir su visita, por lo que pasar unas vacaciones en Egipto es uno de los placeres indispensables de esta vida. Proponemos un circuito de quince días que te transportará a los orígenes de esta civilización.

Asuán
Asuán será el punto de partida y la primera visita obligada de tus vacaciones en Egipto. Aquí podrás contemplar las canteras de granito y el Obelisco Inacabado, la Gran presa y el Monasterio de San Simeón, situado en el puerto de la ciudad. Desde este punto, es recomendable contratar un crucero por el Lago Nasser hasta Abú Simbel, el colosal templo dedicado a Ramsés II y a su esposa Nefertiti. Con una duración de a partir de tres noches, se podrán ver, desde las aguas, nueve templos y palacios antiguos salvados de las frecuentes crecidas del Nilo, como el templo de Philae.

Luxor
La mejor manera de desplazarse desde Asuán a Luxor es mediante la contratación de otro crucero, esta vez por el Valle del Nilo, de una duración de cuatro a cinco noches. Su recorrido discurre por Kom Ombo, donde se podrá explorar su templo, sigue hacia el norte para llegar a Edfú y visitar el templo de Horus, pasa por Esna y, finalmente, llega a Luxor. Esta ciudad está dividida por el Nilo en dos partes, aunque se puede recorrer fácilmente en calesa, una especie de carruaje típico, que aportará un toque original a tus vacaciones en Egipto. Es visita obligada el Valle de los Reyes y de las Reinas, donde están las tumbas de, entre otros, Tutankhamon y Nefertari; el templo de Hatshepsut, los Colosos de Memnón, el templo de Luxor y el Templo de Karnak, el más grande del país.

El Cairo
Si quieres aprovechar al máximo tus vacaciones en Egipto, desplázate desde Luxor hasta El Cairo en avión, ya que ahorrarás diez horas de trayecto en autobús. Una vez allí, es imprescindible visitar el Museo Egipcio, uno de los más importantes del mundo, que reúne parte de la historia del país y donde podrás ver la famosa máscara de Tutankhamon y la cabeza de Nefertiti, entre otras reliquias importantes de esta civilización. No muy lejos, se encuentra la Ciudadela de Saladino y las distintas mezquitas de El Cairo Islámico. Aprovecha también para ir de compras a Khan el-Khalili, el bazar más grande del país, y guarda todo un día para visitar Gizeh, donde se ubican las pirámides de Keops, Kefren y Micerinos, y la gran Esfinge, símbolos inconfundibles de Egipto. Además, en los alrededor de Saqqara podrás ver otras pirámides, entre ellas la de Zóser, una de las pirámides escalonadas que perteneció al primer faraón de Egipto.