Guía para el manejo de los pinceles en Photoshop

Aunque Adobe incluye una muestra de pinceles en Photoshop, es posible aumentar la colección de brochas y hasta modificarlas para lograr acabados personalizados.

Saber trabajar con “brushes” o pinceles en Photoshop es esencial para realizar ediciones y pinturas. Existe una gama predefinida en el programa que permite la generación de diferentes trazos con características únicas, pero también es posible la creación de brochas personalizadas e instalación de paquetes.

Personalización, instalación y selección de pinceles

  • El software cuenta con un recuadro especial para la selección de pinceles. Para acceder a este recurso se debe presionar la opción “Pinceles” en el menú “Ventana”, lo que permitirá visualizar las brochas preestablecidas y las opciones de personalizado. Se recomienda probar todas las funciones para adaptarse y manejarlas apropiadamente.
  • La dinámica para instalar pinceles en Photoshop no es mayor problema; primeramente se debe contar con un paquete que puede descargarse de forma gratuita desde Internet. Será necesario entrar en la ventana de “brushes”, para luego abrir el menú emergente dando clic en el botón que tiene una flecha.
  • Se podrá observar una herramienta denominada “Cargar pinceles” y al darle clic se abrirá instantáneamente una ventana del explorador, en la cual será necesario buscar los archivos a instalar. Los pinceles en Photoshop son reconocidos por terminar con la extensión “.ABR” y al encontrarlos se deberán seleccionar para luego dar clic en el botón “Cargar”, permitiendo así anexar los nuevos “brushes” al programa.

Dispersiones, texturas y efectos

  • Se pueden agregar diferentes transformaciones a los pinceles de Photoshop, siendo una de ellas la dispersión del trazo. Esta función determina el número de líneas y ubicaciones que se generarán al utilizar la brocha. Para lograr este resultado se deberá habilitar la opción “Dispersando”, dando clic en la casilla de verificación correspondiente en el recuadro de pinceles. 
  • Por otra parte, se pueden adjuntar algunas texturas a los “brushes” para dar acabados más creativos. Para ello se debe seleccionar la opción “Textura” en la paleta de pinceles y seleccionar el tramado a dibujar de la colección emergente. A esto se pueden añadir algunos cambios disponibles en la ventana, tales como “Invertir”, “Escala” o "Profundidad”, entre otros.
  • Es posible incrementar la calidad de los trazos añadiendo algunos efectos a los pinceles en Photoshop. Uno de ellos es el “Añadido de ruido”, que agrega aleatoriamente algunos barridos que bien pueden ser catalogados como movimientos bruscos, lo que permite dar más clase y caracterización a nuestras obras.
  • Otro de los efectos es el “Aerógrafo”. Esta opción permite aplicar tonos graduales a una imagen simulando las técnicas tradicionales de la pintura con aire. También se puede utilizar la función “Bordes húmedos” para lograr efectos de acuarela, al acumular la pintura a lo largo de los bordes del trazado.