Guía para elaborar planes de negocio para granjas

Implementando simples planes de negocio para granjas, se puede sacar adelante un lucrativo y apasionante negocio, en concordancia con el medio ambiente.

Ya sea una granja que se acaba de comprar o una que está en desarrollo pero se quiere modernizar, al igual que cualquier empresa, se deben realizar ciertos planteamientos, análisis y selección de objetivos para conocer la situación actual de la granja, lo que se pretende mejorar y conocer hasta dónde se puede llegar. Para ello es necesario implementar planes de negocio para granjas.

Identificar los valores y la situación actual
El primer paso antes de empezar a elaborar planes de negocios para granjas, consiste en identificar los valores importantes para cada propietario. Analizar y cuestionarse las razones y puntos en los cuales se desea implementar las estrategias, así como pensar en las personas indicadas para participar del desarrollo y profundizar sobre los motivos por las cuales se prefiere trabajar en ese sector.

 

Durante el análisis de desarrollo de los planes de negocio para granjas, hay que conocer bien el producto y el mercado en el cual se comercia, la distribución del mismo, el precio y las variables del mercado. A la vez, hay que conocer los recursos que se tienen y los medios que brindan las posibilidades de ampliarlos. Finalmente, es necesario estudiar en profundidad los sistemas de producción y manejo que se utilizan.

Planificando el negocio
Una vez identificada la situación actual de la granja, la gente participante y los puntos importantes del negocio, hay que establecer metas que establezcan hasta donde se quiere llegar con los planes de negocio para granjas. Los planes pueden ser variados, desde una transición a un manejo de producción orgánica, instalar un sistema de hostal o comedor, la incorporación de más personal o diferentes estrategias de mercadeo que permitan mejorar la rentabilidad.

 

Una vez establecida la visión futura que se pretende con los planes de negocio para granjas, se deben identificar las formas del manejo de las tareas y los costos financieros de las metas. Para ello, y partiendo desde la situación actual, se deben resaltar los desafíos y las oportunidades que se presentan, qué parte del proceso se puede mejorar, como los canales de distribución, sistema de producción y manejo de publicidad; y cuáles están en su más alto rendimiento.

 

Por último, es fundamental establecer metas a corto y largo plazo, que sean personales, que respeten el entorno medioambiental y social y de crecimiento económico. Una recomendación a la hora de organizar las metas consiste en medir los tiempos esperados de los progresos por etapas, ya que es la mejor manera de contemplar si los desarrollos se están dando conforme a los planes de negocio para granjas previstos.