Guía para espontáneos: cómo organizar un viaje a última hora

No siempre es posible conocer la fechas exactas para preparar las vacaciones, pero si se tiene espíritu aventurero y espontáneo siempre es posible organizar un viaje de última hora.

Las escapadas organizadas a última hora pueden ser una sorpresa mucho más agradable que aquellas que han sido preparadas con mucha antelación, ya que con una mente más abierta y una actitud más espontánea es posible organizar un viaje que nunca se olvidará.

Viajes a la naturaleza

Es muy importante la actitud positiva si se quiere organizar un viaje a última hora. No ponerse impedimentos ni problemas, usar la imaginación y aprender a ser espontáneos. Lo importante en estos casos es no quedarse en casa y, a veces, cualquier destino en una época insospechada puede convertirse en el mejor de los viajes.

 

Si se dispone de coche, tienda de campaña y un mapa de carreteras, la sorpresa al descubrir lugares cercanos, llenos de naturaleza y tranquilidad y, a la vez, desconocidos, será mayúscula. Una guía de campings con sus teléfonos y situación será muy útil para encontrar alojamiento y pasar unos días haciendo senderismo, bicicleta y descansando a la orilla de un río.

 

En España siempre está la opción de hacer el Camino de Santiago y existen muchas guías para realizarlo, pero para organizarlo solo necesitamos un buen calzado, un mapa del camino y una mochila.

Viajes a la ciudad

En Internet hay sitios como Atrápalo o Muchoviaje que cuentan con numerosas ofertas de última hora, viajes con todo incluido y a todos los destinos posibles. Lo importante es no ponerse líites, tan solo hay que tener unas fechas claras de salida y de llegada, pero no debe importar el destino o salir entre semana o de noche para encontrar buenas ofertas.

 

Se puede recurrir a las agencias de viajes y que nos informen de las ofertas que tienen para poder organizar un viaje a última hora. De esta forma solo hay que preocuparse de si es verano o invierno en nuestro destino para preparar la maleta.

 

Internet y las agencias de viajes facilitan mucho la organización de vuelos, hoteles y visitas a última hora, pero si no se quiere recurrir a estas opciones, elegir una ciudad, reservar hotel por teléfono y ir en coche es otra opción.