Guía para visitar Buenos Aires: rincones imprescindibles

Al visitar Buenos Aires se apreciará fácilmente que la capital de Argentina es una ciudad formada por múltiples y diferentes barrios, cada uno del cual encierra una postal bellísima.

Visitar Buenos Aires es un placer al que se le debe conceder un tiempo considerable puesto que, aunque la ciudad porteña no esté formada por los cien barrios de la mitología tanguera, si consta de poco menos de la mitad, según la división municipal. Sin ninguna duda, cada barrio tiene algún encanto que lo hace especial y por el cual es digno de visitar, pero si no se gozan de unas vacaciones conviene visitar aquellos rincones de la ciudad que son imprescindibles para cualquier viajero.

Barrio de Recoleta y barrio de Palermo

  • Es el barrio más exclusivo de la ciudad, el cual concentra numerosas mansiones de gran interés arquitectónico e histórico, así como múltiples zonas verdes y boutiques. Aquí se podrá ver el Centro Cultural Recoleta y la Iglesia del Pilar.
  • También se encuentra uno de los lugares más frecuentado por los turistas al visitar Buenos Aires, el Cementerio de la Recoleta, el más antiguo de la ciudad y en el que están sepultados próceres de la Independencia, presidentes de la República, militares y celebridades, como Eva Perón.
  • Igualmente, conviene pasear por Palermo, el distrito de moda porteño, con tiendas, restaurantes y locales de diseño. Aquí está el Parque 3 de febrero, el más extenso de Buenos Aires, que cuenta con dos lagos y un jardín con 15.000 rosales de 1.189 especies diferentes.

Barrio de Puerto Madero y Barrio de La Boca

  • Puerto Madero se ubica en la antigua zona portuaria, que se ha renovado en los últimos años, albergando sofisticados restaurantes y bares. Es interesante el contraste de estilos entre lo antiguo y lo moderno y ver el Puente de la Mujer, obra de Santiago Calatrava.
  • En La Boca se encuentra otro de los lugares imprescindibles al visitar Buenos Aires, Caminito, una calle museo peatonal, célebre por el tango de Carlos Gardel, en la que se concentran múltiples pintores, artesanos y artistas callejeros.

Barrio de San Nicolás, barrio de Montserrat y barrio de San Telmo

  • En San Nicolás, y más concretamente en la Plaza de la República, se podrá ver el Obelisco, símbolo de Buenos Aires, que se construyó en 1936 para conmemorar el cuarto centenario de la fundación de Buenos Aires.
  • En Montserrat, se encuentran la Plaza de Mayo, proclamada Lugar Histórico Nacional, el Cabildo, el Palacio del Gobierno y la Casa Rosada, sede de las distintas autoridades políticas que gobernaron el país. 
  • Al visitar Buenos Aires conviene pasar por San Telmo, pues es donde se fundó la ciudad y aun se conservan muchas de las antiguas construcciones. Vale la pena ver la feria dominical de la plaza Dorrego, donde hay espectáculos callejeros variados, como bailarines de tango.