Guía para volar: primeros pasos para practicar el ala delta

El ala delta es un deporte con el cual se puede experimentar una de las sensaciones más fantásticas, volar. Pero para ello es necesario conocer bien tanto en qué consiste, como el equipo necesario.

El ala delta es un armazón que consta de una tela con forma de triángulo. Dicha tela está reforzada con un esqueleto de aluminio y de esta cuelga otra estructura metálica a la cual va sujeto el piloto mediante un arnés, que además sirve para dirigir el mismo.

Equipo necesario

Lo primero que se debe de adquirir es el equipo necesario para poder volar en ala delta con total seguridad. Este es relativamente sencillo, ya que consta de un mono o traje especial dependiendo dónde se va a realizar el vuelo, un casco, unas gafas y guantes. Como equipo complementario también se suele llevar un cuchillo para cortar las cuerdas del paracaídas en caso de caer en un árbol o en el agua, luces, cuerdas de escalada, radio y botiquín.

Aprendizaje

Para poder volar en ala delta se requiere una cualificación a través de una escuela acreditada en este tipo de vuelos. En el curso, que suele durar alrededor de una semana, enseñan qué hacer en tierra, el lanzamiento, el vuelo y el aterrizaje. De la misma forma habrá que realizar un examen de teoría básica de deslizamiento. Dependiendo de la escuela de aprendizaje, estas pueden utilizar para los primeros vuelos un ala delta biplaza o colinas sólo para formación.

 

A medida que aumenta la habilidad de volar se puede ir obteniendo la aprobación para realizar vuelos alpinos o con motor. Antes de volar en ala delta es aconsejable informarse de los lugares donde está permitido volar en esta modalidad, así se podrán evitar accidentes innecesarios.

Deporte de riesgo

El ala delta se ha considerado un deporte peligroso, pero la verdad es que son aparatos muy resistentes y pocos de sus componentes pueden ser dañados con facilidad. El mayor peligro que entraña este deporte es deslizarse a merced de las corrientes térmicas y el viento, aunque el piloto puede disponer de un paracaídas de seguridad en el arnés en caso de haber problemas.

 

Existen muchos lugares donde poder aprender a volar en esta modalidad. En Guadalajara y Madrid está la Escuela de vuelo libre Cumulus reconocida por la Federación Aérea Española o en la Escuela Albatros en el Valle de Àger e igualmente reconocida por la misma federación.