Guía por la selva seca de Cabo Verde

Las diez islas que componen el archipiélago de Cabo Verde forman el ecositema denominado Selva Seca, dado que cuenta con parajes verdes, volcánicos, y desérticos para que el visitante disfrute de variedad de paisajes y actividades.

El archipiélago de Cabo Verde está situado en aguas africanas, frente a la costa de Senegal y cuenta con un ecositema denominado selva seca, ya que está compuesto por montañas, volcanes, islas verdes y plagadas de vegetación y otras desiertas, que conforman un conjunto natural irrepetible.

Desierto y playas paradisíacas

Para visitar esta ecorregión conviene preparar un tour por varias de las islas y disfrutar así de todos los paisajes que componen la Selva Seca de Cabo Verde. El desierto lo encontramos en la isla de Boavista, la tercera más grande del conjunto pero la menos poblada. En ella se puede disfrutar de playas exóticas de aguas cristalinas y arenas doradas, así como de un desierto de dunas, que corresponde a una extensión del desierto del Sáhara.

Aventura y volcanes

Si lo que el visitante quiere es recorrer una isla montañosa con volcán activo incluido, entonces hay que desplazarse hasta la isla de Fogo, donde se encuentra el volcán Monte Fogo de 2.838 metros de altura y cuya última erupción se registró en 1995.

 

Para los amantes de la fauna, en el archipiélago de Cabo Verde es posible observar aún un gran número de especies, especialmente de aves. Entre las más importantes se encuentran la alondra, el vencejo y el gorrión. Asimismo, se pueden observar varias especies de lagarto.

 

El aeropuerto internacional de Cabo Verde, así como gran parte de los complejos hoteleros importantes y resorts se encuentran en la Isla de la Sal, la que recibe mayor afluencia de turistas extranjeros. En esta pequeña isla se puede disfrutar de alojamientos de lujo, cursos de buceo, espectáculos de música y danza local y compra de artesanías típicas del lugar.

 

Y si lo que se busca es vegetación, aún queda una isla que conserva la selva en el sentido más tradicional de la palabra, similar a la que hubo en este archipiélago antes de la colonización. Se trata de la isla de Santo Antao, la que cuenta con más vegetación.