Guia práctica para curar el aburrimiento en la oficina

Cómo curar el aburrimiento en la oficina aprovechando el día al máximo

Muchos trabajos de oficina requieren el cumplimiento de una serie de tareas diarias que pueden ser lllevadas a cabo con libertad y que muchas veces no precisan demasiado tiempo. Aún así, hay que cumplir unas horas de trabajo que a veces parece imposible llenar. Por tanto, ¿cómo curar el aburrimiento y a la vez aprovechar el día?

Programarse
Si el trabajo de oficina requiere el cumplimiento de una serie de tareas que no ocupan todo el día y dejan cierta libertad de acción una vez terminadas, hay muchas opciones para llenar las horas libres y sacarles el mayor provecho. Lo primero es escribir una lista de opciones o tareas pendientes que ayuden a curar el aburrimiento y que puedan ser llevadas a cabo durante las horas de trabajo, mas allá de mirar a la pantalla del ordenador.

Culturizándose
Un clásico de los ratos de ocio para curar el aburrimiento es leer. Ya sea un libro, periódico o revista, la lectura es un medio barato de pasar el tiempo y fácil transporte. Otra opción es aprender otro idioma o incluso hacer cursillos por Internet de forma libre y personalizada. Como por ejemplo los libros de Berlitz, una de las mas colecciones vendidas que enseña de forma fácil las lenguas de todo el mundo.

Desarrollando aficiones
A pesar de la limitación de espacio para transportar el ocio en el maletín y desarrollarlo en la oficina, existen opciones portátiles que ocupan poco espacio y ayudan a curar el aburrimiento en esos días en los que el reloj parece detenerse. Cuadernos de crucigramas, costura, escritura, pequeños trabajos artesanos como hacer anillos, tarjetas, pulseras, etcétera, son algunas de las aficiones para curar en aburrimiento y que pueden ser transportadas fácilmente.

Piensa en práctico
Con el ritmo de la vida moderna, a veces dejamos cosa sin hacer por falta de tiempo o por pereza. Esos pequeños detalles desde hacerse una manicura, poner las cuentas al día por Internet, hacer la lista de la compra, planear las vacaciones, adelantar la correspondencia, actualizar la agenda, conseguir recetas de cocina, hacer el menú de la semana, son algunas de esas tareas para las que parece no haber tiempo y que se pueden llevar a cabo en la oficina para curar el aburrimiento.

Creando atmósfera
El ambiente de la oficina influye directamente en el estado de animo y al igual que puede ser relajante puede ser estresante, monótono y, por supuesto, aburrido. Un poco de música, algún efecto personal en el escritorio, unas plantas, y sobre todo, una buena relación con los compañeros de trabajo, ayudarán a que la atmósfera sea mas llevadera y la conversación fluya.