Hacerse la pedicura francesa entre amigas

La pedicura francesa no es sólo la mejor técnica para lucir unos pies bonitos, puede convertirse en el plan ideal para una entretenida reunión con las amigas.

Una cuidada pedicura es un requisito indispensable para lucir pies bonitos, sin embargo, cuando una trata de arreglarse los pies por sí misma la tarea se torna a menudo una misión imposible: no encontramos la postura ideal, no atinamos al pintar y nos terminamos desesperando rápidamente.  En cambio, hacerse la pedicura francesa entre amigas, resultará mucho más sencillo y divertido. Además de pasar una tarde entretenida de confidencias, vuestros pies lucirán envidiables.

Materiales a utilizar
Para realizar la pedicura francesa se necesita un barniz para uñas color blanco y otro conocido como vía láctea. Lo pueden pedir de este modo en cualquier comercio que venda este tipo de artículos. También se utilizará un poco de cinta adhesiva (cualquiera que tengan en casa sirve, preferentemente una que sea gruesa, dado que se despega más fácil) y una lima para uñas.

Preparativos
Antes de realizar la pedicura francesa es recomendable sumergir los pies en agua tibia durante algunos minutos. De esta manera, las uñas quedarán más suaves para ser limadas. Luego, con los pies bien secos, se procede a limar las uñas para dejarlas bien pulidas. Aquí es cuando deberán comenzar a ayudarse entre amigas y ¡aguantarse las cosquillas que puedan producir que se toquen los pies!

Cuando las uñas ya estén listas para la pedicura francesa, la que esté oficiando de podóloga debe cortar trocitos pequeños de la cinta adhesiva y pegarlos en cada una de las uñas, comenzando desde la parte superior y dejando al descubierto aproximadamente entre uno a dos milímetros de uña.

A continuación, con el pintauñas blanco se pintan las partes de uña descubierta. ¡Atención! Esta es una de las partes donde hay que poner más cuidado, evitando pintar el dedo por debajo de la uña. Una vez que el pintauñas está seco, se retiran cuidadosamente las cintas. Por último, se dan dos o tres capas (siempre aguardando unos minutos entre una y otra) de la ‘vía láctea’ en toda la uña y la pedicura francesa ya está lista para lucir.