Haz tu viaje al trabajo más cómodo con una bicicleta plegable

Una bicicleta plegable es un vehículo muy versátil que puede ser empleado para ir al trabajo cómodamente, a la par que mantenernos en buena forma física

Una bicicleta plegable nos permite circular por la ciudad comodamente, pudiendo llevarla plegada si parte del trayecto se realiza en coche, autobús o tren, además de poderla guardar sin ocupar excesivo espacio en nuestra mesa o taquilla, lo cual las convierte en un buen vehículo para facilitar el viaje hacia el trabajo.

Ventajas
Una bicicleta plegable se pliega y despliega en pocos minutos, de forma sencilla. Plegada ocupa el mismo espacio que un maletín de negocios, lo cual hace factible guardarla en nuestro hogar.

Ésto unido a su peso, el cual suele oscilar entre kilogramo y medio y tres kilogramos, hace muy cómodo transportarla si parte del trayecto se ha de realizar mediante otro medio de transporte, como tren, autobús o coche.

Por coche se puede llevar comodamente en el maletero. Incluso hay modelos de bicicleta plegable diseñados para encajar en el hueco de la rueda de repuesto, lo cual haría viable dejarla ahí cuando no se le esté dando uso.

Elección del modelo
Hay gran variedad de modelos, y no todos son iguales. Varía el tamaño de la rueda y el material con el que está hecha la carrocería, y estas variantes deben ser tenidas en cuenta a la hora de elegir nuestra bicicleta plegable.

Tamaño de rueda
Las bicicletas de tamaño de rueda inferior a 20 pulgadas suelen ser muy vistosas, pero el pequeño tamaño de la rueda en una bicileta plegable así hace que se necesiten mucho pedaleo para avanzar. Ésto las hace adecuadas sólo para paseos esporádicos de baja duración. Para ir al trabajo comodamente es mejor elegir una bicicleta plegable cuyas ruedas sean de un diámetro igual o superior a 20 pulgadas.

También hay que valorar el camino que se seguirá, para elegir rueda de neumático liso, si el recorrido es en su gran mayoría por carril bici, o todo terreno, si pasamos por caminos y parques no asfaltados.

Carrocería
El material con el que esté hecha la carrocería es lo que genera gran parte del peso de la bicicleta plegable.

Las pesadas bicicletas de hierro, cuyo peso puede alcanzar los cuatro o cinco kilogramos, son idóneas si no han de ser portadas, por ejemplo, si el trayecto es integramente en bicicleta, o en coche privado, guardando la bici en el maletero, pues su coste es económico.

Las más ligeras son de aluminio. Una bicicleta plegable de aluminio pesa solamente alrededor de un kilogramo y medio de peso. Son más caras, pero más manejables.