Ideas para decorar la bandeja de quesos y frutas

Decorar una bandeja de queso y frutas de forma adecuada para cada ocasión puede hacerse con materiales que podemos encontrar fácilmente y que le darán un toque diferente y muy personal.

La bandeja de queso ha cobrado cada vez más protagonismo en nuestras mesas a lo largo de los últimos años ya que resulta siempre una opción elegante y apetecible. Saber decorar nuestra bandeja dependiendo de su uso o de la época del año las hará mucho más atractivas.

Elección de la tabla y los complementos

Si queremos ofrecer a nuestros invitados una bandeja de quesos, elegir la tabla en sí y lo que acompañará a los quesos es primordial. En invierno escogeremos para nuestras bandejas colores otoñales. Una tabla de mimbre o de madera sería ideal.

 

Como base podemos colocar unas hojas secas previamente lavadas, y repartimos los quesos en hileras. A continuación colocaremos entre las hileras de queso un racimo de arándanos y unas cuantas castañas. Por último, terminaremos colocando en el centro dos recipientes de cristal con mermelada de albaricoque y frambuesa.

 

Para el verano utilizaremos una bandeja de cristal o loza. Pondremos como base una capa verde que puede ser de lechuga fresca. Añadimos un toque más oscuro en los extremos con unas tiras de col lombarda, y colocamos los quesos. En este caso también podemos alternar los trozos de queso con higos cortados por la mitad, melocotón y dados de piña.

 

Por último, coloque en el centro unas rodajas finas de membrillo. Tenga en cuenta que a muchas personas les gusta combinar el sabor de ciertos quesos frescos como el burgos o el queso en crema con un toque dulce.

Frutas sí, pero no cualquiera

Se cree que las bandejas de queso pueden servirse también como postre, y quizá por eso muchas personas suelen incluir en ellas todo tipo de frutas. Sin embargo, eso no es del todo correcto. En Francia, de donde este plato es originario, simplemente se sirve antes de los postres para acabar el vino que ha sobrado de la comida. Por lo tanto, evite añadir un exceso de frutas. Tenga en cuenta que no todas son adecuadas ni combinan con el sabor del queso.

 

Por último, corte los quesos de diferentes formas para darles un aspecto más atractivo. Como alternativa a las frutas, unas bolitas de mozzarella fresca mezcladas con tomates cherry y nueces le darán un punto divertido tanto en verano como en invierno.