Ideas para decorar un mueble librería

Una simple librería y algunas ideas originales, es lo único que hace falta para organizar todos esos libros que se encuentran amontonados sin saber donde colocarlos.

Muchas veces es fácil encontrarse con un montón de libros apilados sobre algún mueble de la casa, que lo único que hacen es ocupar sitio además de afear el espacio. Una buena organización en una librería hará desaparecer el problema a la vez que se conseguirá un nuevo look de la vivienda.

Ideas para decorar una librería

Con un poco de fantasía y de originalidad se puede conseguir que los libros que se tienen por casa consigan dar a cualquier habitación un soplo de aire fresco siguiendo unos consejos muy sencillos.

 

Una simple librería que cuente con algunos estantes, puede servir para cambiar el ambiente del hogar. Lo primero que se puede hacer para conseguir un efecto sorprendente, es pintar la pared sobre la que se van a colocar las estanterías de un color distinto al resto de las paredes de la habitación.

 

Después se pueden colocar todos esos libros que no se sabe donde meter, unos en horizontal y otros en vertical, alternándolos para darle un aire desenfadado. Entre medias de ellos se pueden colocar adornos o fotografías que hagan las veces de sujetalibros.

Trucos para dar un aire nuevo a una librería

Otra opción es forrar todos los libros que se vayan a colocar en la misma librería, bien con hojas de periódicos y de revistas, o simplemente colocar en una misma estantería todos los que tengan los lomos más antiguos para conseguir dar un toque retro a la sala. Con cualquiera de las dos opciones se obtendrá un resultado bastante vistoso y original

 

Pero sin duda, una idea que sorprenderá a todos los invitados, es recubrirlos con papel donde uno mismo haya dibujado símbolos e imágenes o incluso escrito palabras, de tal manera que una vez se hayan colocado dichos libros en la estantería, adquieran un significado. Sólo hay que echarle un poco de imaginación.

 

En tiendas especializadas en decoración, suelen vender cajas que imitan a los lomos de los libros, en los que se pueden guardar, dependiendo del tamaño de dichas cajas, varios libros consiguiendo de esta manera un decorado más clásico a la vez que están protegidos.