Ideas para el mantenimiento de las sillas de cuero

Uno de los muebles que más atenciones necesita para conservar una buena y agradable apariencia son las sillas de cuero, ya que su material es especialmente sensible al polvo, el aire y la humedad.

Las sillas de cuero son un elemento de decoración que le da a cada ambiente un aire de lujo, elegancia y confort. Aunque estos muebles son muy vistosos gracias a este hermoso material, necesitan de varios cuidados que lo conserven en un buen estado y que no permitan su rápido envejecimiento o pérdida.

Trucos caseros su limpieza
Los elementos de cuero generalmente son son de un elevado precio, es por esta razón que una vez que se compren hay que saberlos conservar en buen estado. En primer lugar hay que saber cómo limpiar las sillas de cuero, lo ideal en estos casos es usar una tapa de champú de bebé diluido en un vaso con agua.

Una vez se tenga esta solución se procede a mojar un trapo limpio con el agua enjabonada y se pasa por toda la silla utilizando un cepillo viejo de dientes para los lugares mas sucios. Finalmente se procede a secar toda la silla con un trapo húmedo en agua tibia.

Recomendaciones una conservación óptima
Para mantener las sillas de cuero es importante que se encuentren en un lugar con una humectación óptima. Es por esta razón que se aconseja no colocar encima de la silla elementos ajenos a ella que la puedan marcar o resecar en ciertas zonas.

En caso de que se presente resecamiento en el material, hay que usar cremas o líquidos especiales para zapatos de cuero que deben ser aplicados con una esponja suave. Se recomienda ser cuidadosos y no aplicar los productos en exceso, sólo en poca cantidad ya que el cuero necesita respirar,y tampoco usar vaselina ni betún ya que pueden lograr efectos contrarios.

Otra de las cosas que preservan al cuero es mantenerlo sin una sola muestra de polvo, ya que éste impide que permanezca hidratado. Se aconseja que las sillas de cuero siempre se encuentren ubicadas en ambientes ventilados donde se mantenga un equilibrio en la humedad de la zona.

En los casos en que el mueble se exponga al agua hay que secarlo inmediatamente con un paño seco, de lo contrario el cuero se va a manchar. Lo más importante al adquirir esta clase de muebles es su conservación, ya que una vez que son dañados por alguna circunstancia su reparación puede llegar a ser muy costosa.