Ideas para hacer de un emparedado una comida de lujo

Lo práctico no tiene por qué estar peleado con el lujo y el sabor. Haz de tu emparedado un verdadero manjar.

El agitado estilo de vida actual no siempre nos permite cocinar un menú de tres tiempos. Sin embargo, si tenemos en cuenta los siguientes consejos podremos comer un delicioso emparedado que nos aportará los nutrientes necesarios en un solo plato.

Los básicos

  • Para que tu emparedado sea tan nutritivo como delicioso, deberás tener en mente el cubrir todos los grupos de alimentos: verduras o frutas, legumbres, alimentos de origen animal y por supuesto el pan. Siempre que cumplas con todos los grupos, tendrás la seguridad de que tu emparedado estará haciendo el papel de una comida completa.

 

Mezclas deliciosas

  • Si te lo propones puedes conseguir que cada día tu emparedado tenga un sabor distinto y por lo tanto no te aburra. Algunas de las mezclas que puedes intentar son la crema de queso con sabor a zarzamora acompañada de nueces y lechuga francesa; atún mezclado con granos de elote, cacahuates y chile jalapeño. 

 

  • También puedes probar el delicioso jamón de pavo con piña asada y alfalfa; algún embutido con tomates deshidratados y germen de soja; o incluso salmón ahumado y albahaca. Las combinaciones son infinitas.

 

  • No es necesario que todos los ingredientes vayan dentro del pan. A veces te apetecerá colocar solamente una rebanada de jamón y queso sobre un pan y acompañarla de una ensalada que contenga lechugas y garbanzos bañados con vinagreta de tamarindo y un buen jugo fresco.

 

Una opción para las fiestas y reuniones

  • Ya que los emparedados son tan fáciles de hacer, siempre está la tentación de utilizarlos en las fiestas con amigos y conocidos. Si quieres demostrar tus dotes de maestro del emparedado, lo único que tienes que hacer es cortarlos en pequeños cuadrados, triángulos o aplanarlos en la sartén para que luzcan tipo panini y mágicamente se verán como bocadillos muy sofisticados.