Ideas para hacer un disfraz de zombi original

Con una simple vestimenta vieja, convenientemente preparada, el maquillaje adecuado, y un poco de imaginación, se puede conseguir un perfecto disfraz de zombi para asustar a todos en las fiestas.

Cuando se acercan fechas como el carnaval o Halloween, todos intentan conseguir el mejor disfraz. Para no gastar demasiado dinero y disfrutar haciendo el vestido uno mismo, se puede apostar por un disfraz de zombi. Sin duda, se trata de una opción segura para estas ocasiones, y de las más fáciles de realizar.

La ropa para el disfraz de zombi

La ropa es un elemento esencial para un disfraz de zombi casero. Basta un pantalón viejo (preferiblemente no vaquero y que se pueda ensuciar) para conseguir efectos muy reales. Con un poco de tierra se puede conseguir un efecto cementerio muy ideal para el disfraz. Para que la tierra se quede pegada al tejido habrá que humedecer antes el pantalón.

 

Para la parte de arriba es suficiente con una camiseta vieja. Con unas tijeras se rasgará el tejido, evitando hacer cortes rectos que no parezcan reales. Con un rallador común de cocina o una maquinilla de afeitar se consigue un efecto desgastado mucho mayor. El polvo de talco envejecerá la ropa y la pintura roja en la zona de los cortes simulará la sangre.

Otros efectos para un disfraz de zombi perfecto

Para conseguir la ambientación necesaria para un disfraz de Halloween es imprescindible un maquillaje adecuado. Suelen vender pinturas especiales para la cara, aunque se puede utilizar pintura femenina normal. Se aplicará un tono blanco para todo el rostro, cuello y extremidades. Los tonos oscuros (como morados o marrones) se usarán alrededor de los ojos para simular ojeras.

 

Para el pelo se usará más polvo de talco para dar sensación de suciedad, y habrá que lucirlo despeinado y estropajoso. A lo largo de todo el cuerpo se puede utilizar también pintura roja o morada para simular heridas y golpes que den más realismo. En cualquier caso, el disfraz de zombi no será convincente sin una adecuada actuación del personaje: serán suficientes unos cuantos gruñidos y la forma de andar característica.