Juicios y denuncias: qué ocurre cuando la persona muere

En los juicios y denuncias penales, si el imputado muere antes de la sentencia el juicio se da por concluido, pero puede continuar si quien muere es el denunciante.

Dentro de las incidencias que pueden ocurrir en los juicios y denuncias penales está el que alguna de las partes muera durante el proceso, antes de una sentencia definitiva. En estos casos, la consecuencia dependerá de si quien fallece es el imputado o el acusador o denunciante, pudiendo en este último caso continuarse el litigio si los familiares o herederos así lo considerasen.

Cuando muere el acusado

De acuerdo con lo establecido en los artículos 115 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y 130, ordinal 1º, del Código Penal, la muerte del culpable extingue la acción penal y la responsabilidad criminal. En consecuencia, en los juicios y denuncias, si un acusado fallece durante un proceso, el juicio penal correspondiente deberá declararse terminado.

 

No obstante, la responsabilidad civil derivada de un delito o falta no se extingue por la muerte del reo; la víctima de éste puede continuar reclamando los daños, pero para ello deberá intentar un juicio civil por separado; en este caso, en contra de los herederos del fallecido.

 

Si éstos, a su vez, han aceptado la herencia a beneficio de inventario, y no en forma pura y simple, de fallarse a favor del demandado, éste sólo podrá ir en contra de los bienes que forman parte de la herencia, no de los otros bienes propios de los herederos.

 

Cuando fallece el denunciante o acusador

En los juicios y denuncias, la situación es diametralmente opuesta cuando quien muere es el particular que ha presentado una querella y no el presunto culpable.
En efecto, si se trata de un delito o falta de acción pública, en la que corresponde actuar también al Ministerio Fiscal, la causa seguirá su curso normalmente, como si el denunciante estuviese vivo.

 

Por el contrario, en los casos de juicios o denuncias que son sólo de acción privada, esto es, que únicamente pueden ser iniciados y seguidos por la víctima, como sería el caso de un delito de injurias, el juicio puede extinguirse si los herederos no deciden continuarlo expresamente.

 

Así se desprende de lo señalado en artículo 276 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, establece que, en los casos de juicios y denuncias de acción privada, la querella se tendrá por abandonada cuando no comparezcan los herederos del fallecido dentro de los 30 días siguientes a su citación.

 

También en estos casos de juicios y denuncias en los que fallece el acusador y el proceso sigue, los herederos de la víctima tienen derecho a reclamar al culpable la correspondiente responsabilidad civil.

Gane dinero de forma rápida y fácil con nosotros