La falda escocesa, de moda en Europa

Prenda de origen y tradición escocés, el kilt se reinventa de la mano de populares diseñadores. Apta para ambos géneros, la falda escocesa se deja lucir en la tradición y las pasarelas europeas.

La falda escocesa, más conocida como kilt, comenzó a utilizarse en las Highlands hace unos cuatro siglos. Propia de guerreros rebeldes, la prenda de vestir fue adaptándose al uso coloquial y masculino, representando en sus cuadros (tartán) el clan de la familia escocesa que lo portaba. Hoy en día, su uso tradicional ha traspasado fronteras y ha llegado a nuestros armarios.

El kilt, toda una tradición
La falda escocesa es la más reconocida en todo el mundo. Existe, por tanto, una gran variedad de modelos que, inspirados en el tradicional kilt, han sido adaptados en numerosos países al traje tradicional masculino. Diseños como la fustanella griega, la sapeta mejicana y el lungui indio, forman parte de la moda y de sus tradiciones.

La falda escocesa ya no es exclusivamente masculina
Durante generaciones, el kilt ha sido utilizado por hombres como parte de la indumentaria típica escocesa y como traje tradicional en bodas. Su uso, con el paso del tiempo, ha sido extrapolado y adaptado al género femenino construyendo modelos de faldas cortas y hasta la rodilla, de cuadros oscuros y anchos o bien de colores vistosos.

 

Modelos como la falda de lápiz de cuadros grandes y oscuros, de talle alto, faldas de distintas piezas con vuelo y de cuadros pequeños rojos y negros, visten a miles de mujeres de todo el continente. Combinados con leggins o bien, unos zapatos de punta redonda, la falda esocesa ha sido apta para ocasiones formales e informales.

Las últimas tendencias
Vestida por ambos sexos, la falda escocesa ha sido elegida la prenda favorita de los hombres. Diseñadores como Vivienne Wastwood, el fallecido Alexander Mc Queen o Tessa Hartman han estado trabajando en reinventar esta prenda tradicional, poniéndola más de moda que nunca y transformándola en diseño y elegancia.

 

Estos diseñadores han rescatado los clásicos tartanes de falda escocesa para adaptarlo a la moda actual. Así, en las últimas pasarelas de las temporadas de otoño-invierno de Luis Vuitton, Marc Jacobs y Prada, las modelos lucen faldas de talle alto, por debajo de la rodilla, estilo retro combinadas con los cuadros del kilt.

 

No solo en las pasarelas españolas y europeas se dejan lucir los nuevos modelos de la falda escocesa clásica, sino que en revistas británicas y del resto del contienente incluyen en sus secciones de moda los estampados a cuadros proponiendo un look mucho más urbano.