La Feria del Libro: todo un milagro en la era del Internet

La Feria del Libro goza de total vitalidad en plena era Digital, ya que no sólo es un punto de compra-venta de libros sino el lugar de diálogo entre los autores y sus lectores.

Con la llegada de los ordenadores y especialmente de Internet todo parecía profetizar el fin de los libros impresos en papel, ya que los usuarios tienen a su alcance millones de libros gratuitos con solo efectuar un clic y en un solo soporte, el ordenador. Sin embargo, esto no ha ocurrido, prueba de ello es el gran éxito que sigue cosechando en las ciudades las distintas ferias del libro. 

Tradición y comodidad
Para el usuario, es prácticamente lo mismo escuchar música del ordenador que de un disco. No ocurre así con los libros. Muchas personas prefieren pasar las hojas de un libro a leer en una pantalla, ya sea porque están acostumbradas o porque lo consideran más cómodo. Además, no es lo mismo llevar un aparato electrónico al parque o a la playa, que un libro.

Por su labor educativa
Las escuelas e institutos organizan visitas y excursiones a las ferias del libro para que los alumnos poco habituados a la lectura puedan conocer las novelas más allá de las paredes del aula. Por otra parte, este tipo de eventos es aprovechado por los padres para habituar a sus hijos a la lectura: estar rodeado de libros no es lo mismo que estar delante de una pantalla.

Evento social
La feria del libro es, además de un punto de venta multitudinaria de novelas y otras obras, un evento en el que normalmente se organizan otras muchas actividades relacionadas con la lectura. Ir a la feria del libro va mucho más allá de la simple compra. Las familias, parejas y algún que otro grupo de amigos acuden a ella por curiosidad o con el objetivo de pasar la tarde. Por así decirlo, ir a la feria es una buena excusa para salir por la tarde un día laborable o para pasar un domingo que, en un principio, se presentaba aburrido.

Para conocer a los autores
Es de sobra conocido el hecho de que a las ferias del libro acuden los autores para presentar sus nuevas obras y firmarlas y dedicarlas a quien las compre. Esto es otro aliciente para las personas que quieren conocer a los escritores de primera mano. Al parecer, la feria del libro no desaparecerá de nuestras vidas ni del mundo urbano, ya que es un evento que significa mucho más que vender y comprar libros.