La mejor forma de preparar nachos con queso y guacamole

Poner sabor mexicano a una reunión improvisada entre amigos es tan sencillo con gratinar unos nachos con queso y servirlos con guacamole para acompañar.

¿Cuántas veces hemos tenido reuniones o visitas y no tenemos preparado nada para ofrecerles? Los tradicionales nachos con queso son una de las recetas más típicas de la cocina mexicana. Además de fácil de preparar, exige poco tiempo en la cocina sin por ello dejar de ser sabrosísima, especialmente si se acompaña de una salsa de guacamole, que si es casera aún mejor.

 

 

Nachos con queso: la tortilla frita.
El primer paso para este famoso plato mexicano es freír trozos triangulares de tortillas. En un sartén se pone aceite a calentar, se recortan las tortillas en pedazos medianos y una vez que el aceite está bien caliente, se echan las tortillas a freír. Hay que cuidar que no se quemen, sólo deben ponerse duras a cierto punto de fritura. Para la fritura se puede utilizar una olla de gran capacidad para freír muchos nachos al mismo tiempo o una sartén pequeña para ir haciendo porción por porción.

Cuando los nachos estén listos, se sacan del aceite y se ponen en un plato previamente cubierto con papel de cocina para que absorba la grasa excedente de las tortillas. Se pueden sazonar con tanta sal como guste, e incluso espolvorear un pelín de pimienta . Es importante dejar enfriar un poco los nachos antes de comerlos, como mínimo un par de minutos, para no quemarnos y para que despendan el máximo posible de aceite.

Queso y guacamole: los aderezos mexicanos.
Puede utilizar queso amarillo listo para nachos con queso, pero si prefiere un sabor casero, entonces pruebe con queso chihuahua, asadero u otro que se derrita. Coloque generosos trozos encima de las tortillas en un plato y métalos bien al horno o a microondas hasta que el queso se derrita. Si opta por calentarlos al microondas no olvide poner una tapa al plato para evitar que se ensucie el mismo.

Para la salsa de guacamole, se pone la carne de tres aguacates, medio tomate picado, un puño de cilantro, un poco de cebolla picada, sal, limón, un poco de chile verde de árbol y se mezcla hasta obtener la consistencia deseada. A la hora de presentarlo, se puede colocar un poco de guacamole sobre el queso fundido de los nachos –a modo de decoración, y el resto ponerlo en una salsera en el centro de la mesa para que cada comensal se sirva cuanto desee.