La mejor manera para aprender a tocar el órgano

Con una buena actitud y el manual de uso y formación, podrá aprender a tocar el órgano como si se tratara de un juego.

Sea su instrumento antiguo o moderno, de cuatro u ocho octavas, la base para aprender a tocar el órgano es siempre la misma. Los recursos básicos se encuentran en cualquier manual y todo lo que se necesita para aprender a tocar el órgano es tener constancia y una buena actitud.

Una cuestión de actitud
Lo primero que tiene que saber es que aprender a tocar el órgano es algo que todo el mundo puede hacer. Implica una dedicación de un mínimo tiempo diario para practicar. Deberá adquirir algunas nociones de música, escala natural y cromática, ritmo y tiempo; unos conocimientos que para empezar le serán suficientes.

 

Uno de los consejos que debe tener en cuenta es que no debe guardar el instrumento en su funda. Instálelo en un lugar permanente, como a un mueble más. Está probado que los objetos que más se usan en una casa son los que se hallan a mano; los que están guardados tienden a ser usados solo ocasionalmente.

Todos los órganos son iguales
Sean más o menos antiguos todos los órganos tienen los mismos principios básicos; la primera octava a la izquierda (de Do a Fa, las primeras once teclas blancas) sirven para el acompañamiento, y las siguientes sucesivas para la ejecución melódica, que tocará con su mano derecha. Es importante que tenga en cuenta que, al aprender a tocar el órgano está también trabajando la coordinación, ya que ambas manos trabajarán a la vez y a ritmos distintos.

 

El sistema anteriormente descrito se denomina “teclado dividido”, y el dispositivo que lo activa recibe el nombre “one finger” (un dedo), significando que cada tecla blanca de las primeras once marcará el acorde en tono mayor a la nota correspondiente; las teclas negras corresponden a los tonos menores, siempre de Do a Fa. Consulte el manual de su instrumento por si existiese alguna variación, o también para la ejecución de acordes de séptima. Recuerde que si no activa el dispositivo “one finger” el instrumento responderá como un piano convencional.

Simplificando el aprendizaje
Asumiendo que usted ya sabe ubicar la escala cromática en el pentagrama, le sugerimos que busque partituras simples de canciones que sean de su agrado, para el aprendizaje de la flauta dulce, ya que son estas las más favorables para aprender a tocar el órgano, puesto que solo presentan la línea melódica “limpia”, que es todo lo que usted necesita.

 

Seleccione también un patrón rítmico de su agrado, y al principio, hasta obtener mayor velocidad, reduzca el tempo de ejecución a 60 (lo verá en el visor digital de su instrumento), que es lo que corresponde a una balada, a jazz o blues lentos. Cuando adquiera velocidad podrá subir cada vez más la velocidad de ejecución.