La mejor receta para hacer crema de ajo para untar

La crema de ajo puede convertirse en una deliciosa variedad para untar posible de combinar con otros alimentos.

Condimento muy apreciado en el mundo, aunque muy especialmente en las cocinas de Mediterráneo, el ajo es uno de los alimentos más sanos y baratos que podemos encontrar en el mercado. Entre sus milagrosos efectos beneficiosos en nuestro organismo, el ajo destaca por tener un rico contenido en hierro, por ser un increíble desinfectante, un descongestionante y potentísimo microbicida, además de un eficaz tonificador de la glándula encargada de las secreciones gástricas.

La crema de ajo clásica, ideal para comer en plato o para untar

  • Conocidos son todos los platos donde su presencia es indispensable (alioli, bacalao al pil-pil o pollo al ajillo), pero hay una forma muy fácil de incluirlo en nuestra dieta preparando una riquísima crema de ajo para untar.
  • Elaborar la crema de ajo puede considerarse muy fácil, incluso los que sientan menos atracción por la cocina encontrarán en esta receta un plato asequible y muy nutritivo. Para elaborar nuestra crema de ajo tan solo tenemos que poner a cocer una cabeza de ajo, una cebolla, cuatrocientos gramos de queso crema y un par de tomas secos (previamente hidratados). Le añadimos una cucharada de aceita de oliva virgen y la sal a nuestro gusto.
  • Mientras se cuece, ponemos a dorar en la sartén seis ajos laminados que luego incorporaremos a la batidora, preferiblemente de vaso. Para que la crema nos quede para untar, retire parte del agua de la cocción antes de batir los ingredientes. Quédese corto, pues recuerde que podrá ir incorporando el agua si la mezcla está demasiado seca. Ya tiene lista su crema de ajo para untar en tostadas.

La fórmula rápida para obtener la crema de ajo más sencilla

  • Hay una receta muy sencilla para tener crema de ajo. Tan solo tenemos que comprar una tarrina de queso Marscarpone, el mismo que se utiliza para elaborar el delicioso tiramisú italiano, en caso de no encontrarlo podemos echar mano de cualquier queso crema a la venta en los supermercados.
  • Colocamos el contenido en un bol y le añadimos ajo granulado deshidratado, si lo hemos secado nosotros previamente en el horno, mucho mejor, aunque para ello tendremos que picarlo muy finamente. Lo mezclamos todo y le añadimos una pizca de sal y un chorro de aceite de oliva virgen. Esta sencilla mezcla es una auténtica delicia que puede acompañar nuestras tostadas o cualquier canapé. Combina muy bien con otros ingredientes como el salmón ahumado, el caviar o las anchoas en salmuera. Pruébelo en sus fiestas, seguro que sorprenderá a sus invitados.