Las mejores recetas para cocinar espinacas frescas

Cuando compramos espinacas solemos adquirirlas empaquetadas, envasadas o congeladas, lo que es poco recomendable. Por ello, mostramos algunas recetas para cocinar espinacas frescas de una manera saludable

Lo primero que debemos tener en cuenta es que, para cocinar espinacas frescas, éstas no deben estar demasiado tiempo en la nevera, ya que pierden todas sus propiedades. Además, las tenemos que lavar muy bien, ya que con esto evitaremos ingerir toda clase de pesticidas que hoy en día utilizan los agricultores, además de restos de arenilla y barro. Para ello, debemos sujetar la hoja y arrancar el tallo, para quedarnos con la hoja y eliminar el nervio central. Con respecto a este tema, también podemos comprar espinacas ecológicas, que podrían ser un poco más caras que las normales, pero nos aseguraríamos de que el producto posee todas sus propiedades y todo su sabor. Su consumo hoy en día está en auge y, según los recientes estudios, los agricultores utilizan menos productos químicos para su crecimiento.

En la variedad está el buen gusto
Un plato sencillo, rápido y fácil de cocinar espinacas frescas es salteado al
wok. Es muy sano y bajo en calorías, recomendado para dietas. Para este plato, calentamos aceite de girasol en una sartén de wok a fuego fuerte, añadimos un diente de ajo y cuando esté dorado, sabremos que el aceite está listo para cocinar nuestras espinacas. Las salteamos añadiéndolas sal, pimienta y vino de arroz. Para que sepamos cuando están listas, las espinacas deben haber reducido su tamaño, estar crujientes y tener un color intenso.

A este riquísimo plato se le pueden añadir otras verduras como calabacín, pimiento rojo y verde, berenjena, zanahoria, brócoli, y muchas variedades de verduras con las que sorprender a nuestra familia y evitar ser aburridos en nuestros menús.

Existen en el mundo culinario numerosos ingredientes que preparar con espinacas frescas, tales como truchas gratinadas rellenas de chipirón, garbanzos, puré de espinacas con picatostes de pan, paninis de espinacas y jamón con queso brie, espinacas a la crema, flamenquines de ternera con espinacas y un sinfín de variedades para cocinar nuestras espinacas frescas.

El error que cometemos al escaldar espinacas
Un error frecuente cuando queremos cocinar espinacas frescas es el escaldado. Consiste en verter nuestras espinacas en agua hirviendo y sal. Se dejan hervir durante 30 minutos. Posteriormente, se escurren y se lavan con agua fría.

Con este método, conseguimos eliminar el sabor fuerte de las espinacas, fijar el color y que tengan un aspecto brillante. Pero la desventaja es que reducen bastante su tamaño. Si cocinamos un kilo de espinacas frescas, por regla general, se reducen a la mitad.

Como acaba de ver, cocinar espinacas frescas no tiene porqué ser tan aburrido.