Las mejores recetas para estudiantes emancipados

Las recetas para estudiantes deben adaptarse al ritmo de vida de éstos, por ello, los platos completos como las ensaladas, la pasta o las carnes de ave son ideales para los jóvenes independizados

Los estudiantes universitarios, especialmente los novatos, se caracterizan por no tener ni mucho tiempo ni muchas ganas de pasar largas hora en la cocina. Por otro lado, necesitan alimentarse bien y llevar una dieta equilibrada que les aporte todos los nutrientes necesarios para llevar a cabo su actividad física y mental diaria.

Recetas para estudiantes: caren y pescado
Una opción fácil y rápida imprescindible en las recetas para estudiantes son las ensaladas completas, pues permiten reunir, en un solo plato, hidratos de carbono, proteínas y vegetales. A una base de lechuga, pasta o arroz, se pueden añadir ingredientes como el atún, bacon, huevo, pollo, queso, frutos secos, setas, pan tostado o incluso fruta, como la piña o la manzana. Una salsa de yogur y ajo o una simple vinagreta aderezan a la perfección este tipo de ensaladas.

 

Las carnes de ave son muy fáciles de preparar, y deberían estar incluidas en cualquier libro de recetas para estudiantes. Unos muslitos de pollo aderezados con pimienta negra, sal, limón, aceite de oliva y hierbas provenzales y envueltos en papel de aluminio (dejando espacio para que el pollo haga jugo), resultan deliciosos hechos al horno durante unos 45 minutos a potencia media-alta. Las carnes rojas,por otro lado, combinan muy bien con cebolla o pimientos, lo cuales  pueden cocinarse a la plancha, a fuego bajo, durante unos 30 minutos.

Los pescados sin espina, como los filetes de merluza, pueden cocinarse en sartén, añadiendo una cucharadita de mantequilla, sal y un chorrito de limón. Los filetes de salmón, salados y aderezados con pimienta o eneldo y cocidos a media potencia durante 2-3 minutos en microondas, son una opción limpia y rápida.

 

Pasta, pasta, pasta
Por su parte, los platos de pasta resultan muy exitosos entre las recetas para estudiantes. Fáciles de preparar, permiten también multitud de combinaciones. Para acompañarlos de una salsa boloñesa casera, tan sólo es necesario sofreír una cebolla en dos cucharadas de aceite, añadir 250 gramos de carne picada, una lata de tomate triturado y dejar cocer a fuego lento durante 30 minutos.

 

La salsa al pesto también resulta fácil de hacer, mezclando en un vaso batidor queso parmesano rallado, aceite de oliva, un puñado de piñones y unas hojas de albahaca al gusto.

 

Congelar los alimentos: ahorrar tiempo y comer mejor
La mayoría de los guisos admiten la congelación en recipientes herméticos, y tan sólo es necesario sacarlos del congelador la noche anterior, dejando que se descongelen lentamente en el frigorífico (o fuera de éste si no hace mucho calor). Aprovechar los domingos por la tarde para preparar comida para el resto de la semana permite tener listo un plato consistente y casero en pocos minutos.