Las mejores recetas para preparar postres para celíacos

Los celíacos pueden tener algunos problemas al hacer la compra, pero esto no es ningún inconveniente para poder preparar exquisitos postres para celíacos.

Los postres para celíacos son tan fáciles de preparar como cualquier otro. Lo que hay que tener en cuenta a la hora de elegir una receta de postres para celíacos es que muchos alimentos contienen gluten y hay que sustituirlos por otros. Hay muchas alternativas para preparar deliciosos postres para celíacos. Tartas, magdalenas, flanes o pudings son algunos de los postres para celíacos que se pueden elaborar sin ningún problema.

Flan de leche condensada

Para preparar este postre para celíacos tan tradicional y sabroso se necesitan los siguientes ingredientes: 5 huevos, 1 litro de leche, 1 bote pequeño de leche condensada y 4 cucharadas soperas de harina para repostería sin gluten (esta harina es apta para elaborar postres para celíacos).

 

Hay que separar las yemas de los huevos y mezclarlas con la leche condensada. Después se aparta ½ vaso de leche y el resto se pone a cocer. Mientras tanto, se diluye bien la harina en el ½ vaso de leche y se añade al resto de la leche ya cocida junto con la mezcla de las yemas y la leche condensada. Se revuelve todo hasta que espese y se vierte en un molde que se introduce en el horno hasta que el flan cuaje. Las claras se montan a punto de nieve y con ellas se decora el flan. Ya sólo queda disfrutar de este riquísimo postre para celíacos.

Tarta de fresas

Este postre para celíacos es fácil de preparar y hará las delicias de cualquiera. Los ingredientes necesarios son 250 g de fresas (y algunas más para adorno), 2 vasos de azúcar, 3 yogures naturales, 3 huevos, mantequilla para el molde y 5 cucharadas de harina de maíz. El maíz es un cereal que no contiene gluten, por lo que es ideal para preparar postres para celíacos.

 

Se unta el molde con la mantequilla para evitar que la tarta se pegue cuando se cueza en el horno, que hay que precalentar durante 40 minutos a una temperatura entre 160ºC y 170ºC. Los demás ingredientes se baten juntos hasta conseguir una mezcla homogénea que se echa directamente en el molde. Cuando la masa se haya cuajado se puede añadir azúcar para que se dore un poco. Se saca el molde del horno y se deja enfriar antes de desmoldar. Para dar un toque final a este postre para celíacos, se decora la tarda con las fresas que se habían reservado.