Las mejores técnicas de meditación para concentrarse

Con el sistema de vida actual es difícil encontrarla calma y lograr la concentración. Por tanto, las técnicas de meditación ganan adeptos entre los que quieren encontrar el equilibrio en sus vidas.

La falta de atención o constante distracción puede convertirse en una verdadera molestia para las personas, ya que perjudica directamente su desempeño laboral y académico, por citar solo algunas áreas. Para combatir este mal, es necesario tener disciplina y voluntad, y hacerse unos minutos al día para implementar como rutina diaria algunas técnicas de meditación que ayudarán a la concentración de la mente en las actividades del día a día.

Respiración y meditación

Una de las técnicas de meditación consiste en enfocar la atención en la respiración, con el fin de tranquilizar la mente y lograr mayor claridad. Para ello, primero hay que sentarse cómodamente y con la espalda recta y en un sitio tranquilo y armónico. Se debe respirar pausada, profundamente y de manera regular, manteniendo el continuo ritmo de inhalación y exhalación. De esa manera la mente se sumerge de manera natural en la meditación.

 

Otras formas de meditación se enfocan, en vez de en la respiración, en una imagen o sonido repetitivo como un mantra. El yoga mantra se concentra en cantos sagrados rituales hasta que la persona alcanza un estado de trance que permite abstraerse. Antes de alcanzar ese estado, varios pensamientos tratarán de provocar distracción, sin embargo, hay que intentar mantener la concentración en el objeto, música, respiración o imagen elegidos.

Mantener el cuerpo sano

Para mejorar la concentración y mejorar la calidad de las técnicas de meditación empleadas, hay que mantener la maquinaria integral que es nuestro cuerpo, lo más saludable posible. Para ese efecto, se debe complementar la rutina intentando cambiar la actitud, mostrando una faceta más optimista y esperanzadora hacia la vida, buscando propósitos elevados que nos hagan sentirnos bien y útiles, así como intentar mejorar la calidad de sueño acostándose temprano y levantándose con la luz del sol.

 

Otro aspecto fundamental que se debe cuidar es la alimentación. Se deben consumir alimentos saludables, fundamentalmente una dieta rica en frutas y verduras, evitando el consumo de azúcar, sustituyéndola por la miel de abeja o de cereales, así como el consumo de alcohol, tabaco y drogas. Por último, el ejercicio físico contribuye a reforzar la atención y facilita la tarea de relajación a la hora de realizar las técnicas de meditación.