Las ventajas de una cara feliz para caer bien a los vecinos

Tener una cara feliz en el momento de acercanos a nuevas personas siempre favorecerá la creación de vínculos con ellas.

Mudarse a un lugar nuevo o conocer personas conlleva una serie de desafíos que se deben ir superando a medida que la persona se va adaptando a su nuevo ambiente y a las personas que se encuentran en él. Sin embargo hay algunos consejos que ayudan a mejorar este proceso haciéndolo más llevadero. Uno muy sencillo y efectivo es llevar a todos lados una cara feliz.

La actitud positiva como herramienta

  • Es muy fácil sentirse abrumado en el momento de instalarse en un nuevo lugar y conocer a nuevos vecinos. Sentirse observado es para muchos algo molesto ya que resalta las inseguridades propias. Es por esto que se puede considerar una herramienta muy importante el tener una actitud positiva frente a las cosas que pasan.
  • Tener una cara feliz es una forma de mostrarnos amables y accesibles a los demás, estableciendo vínculos y generando simpatías. Una cara feliz no cuesta nada y sin embargo puede aliviar el camino hacia cualquier emprendimiento. Es muy probable que el trato de los demás sea más considerado y en mejores términos si se los trata con una sonrisa de cordialidad.

La importancia de la primera impresión

  • Cuando se conoce a gente nueva, sobre todo si se trata de vecinos a quienes se los verá periódicamente, es muy importante cuidar la primera impresión. Por eso es fundamental cuidar las formas y estar atentos en esos primeros minutos. Una cara feliz seguida de un saludo animado y cálido generan un ambiente de armonía y fraternidad que ayudan a causar una buena impresión.
  • Los vecinos pueden ser a veces distantes o, por el contrario, estar demasiado pendientes de la vida que llevan los demás para criticarla. Aún si se los ve en pocas oportunidades debido a la rutina de cada uno, se puede ganar mucho recibiéndolos con cara feliz y escuchando sus inquietudes con amabilidad. Muchas veces transmitir alegría resulta contagioso y se puede mejorar el día de la otra persona.
  • También es conveniente aprender los nombres de los vecinos y saludarlos personalizadamente aunque esto lleve sólo unos minutos, es muy eficaz para caerles bien.
  • En todos los ámbitos de la vida, puede resultar muy útil recibir y tratar a las personas con una cara feliz y una actitud positiva y alegre. Eso hará que los demás tengan deseos de acercarse y mejorará las relaciones interpersonales de nuestra vida cotidiana.
  • Más allá de la buena educación que todos deben mostrar al conocer a nuevas personas, tener una cara feliz siempre será una ventaja y por lo tanto resultará beneficioso y agradable.