Ligadura de trompas: ventajas e inconvenientes

La ligadura de trompas es una intervención que asegura la esterilidad de la mujer; sin embargo presenta algunos inconvenientes como el sangrado o las infecciones.

En la actualidad existen numerosos métodos anticonceptivos que controlan la natalidad. Sin embargo, existen otros como la vasectomía o la ligadura de trompas, considerados métodos de planificación familiar de esterilidad permanente, aunque dependiendo de algunos factores pueden ser reversibles.

En qué consiste la ligadura de trompas

Muchas mujeres recurren a esta cirugía después de haber tenido el número de hijos deseado por la pareja. Consiste en realizar dos incisiones a ambos lados del abdomen e introducción de un laparoscopio a través del cual, se utilizarán los instrumentos necesarios para cortar las trompas y sellarlas con un pequeño gancho o anillo o bien, quemando los extremos.

 

Ventajas e inconvenientes de la intervención

La ligadura de trompas nunca se recomienda a corto plazo ya que la operación implica que no se pueda lograr el embarazo, puesto que ni el óvulo ni los espermatozoides pueden viajar a traves de las trompas de falopio. Por lo tanto, no es necesario el uso ni la toma de otros anticonceptivos para evitar el embarazo y además, disminuye el riesgo de padecer cáncer de ovario.

 

Sin embargo, puede presentar algunos riesgos como el sangrado, que se produzca daño a otros órganos, especialmente los adyacentes, que se produzcan infecciones, o en casos aislados, que no se produzca el cierre completo de las trompas y puedan producirse embarazos no deseados o ectópicos.

Ligadura de trompas reversible

Esta intervención es posible gracias a la repermeabilización tubárica. Esta es una operación de microcirugía en la que se vuelven a unir las partes que anteriormente fueron sesgadas. Sin embargo, para que tenga éxito, las trompas no deben estar dañadas y deben medir al menos, cuatro centímetros y conservar la parte más próxima al ovario.

 

Para volver a realizar la intervención se deberá tener en cuenta la edad de la paciente, el estado de los órganos tras la intervención anterior y además, se comprobará que, después de la intervención, las trompas han quedado abiertas y la mujer vuelve a ser fértil.