Limpiar el cepillo del pelo para que dure más tiempo

Limpiar el cepillo del pelo regularmente es un paso importante para el cuidado del cabello y mantenerlo sano y sedoso.

Para tener un cabello sano, sedoso y brillante no solo es necesario utilizar productos naturales y de buena calidad como champús y mascarillas. También es importante limpiar el cepillo del pelo para que dure más tiempo. Para ello, solo debemos seguir unas sencillas pautas de higiene para conseguir que nuestro cepillo esté limpio de cabellos muertos, grasa del cuero cabelludo y restos de productos para el pelo.

Limpieza general
Para que nuestros cepillos y peines duren más tiempo y tengamos un pelo completamente sano debemos limpiar el cepillo del pelo al menos una vez a la semana. Para ello, primero quitaremos los pelos que se han quedado en las púas utilizando un peine fino de caballero que contenga una púa larga de metal. La introduciremos en las filas de cerdas tirando de los restos de pelos hacia arriba. Posteriormente, tiraremos estos pelos sobrantes a la basura.

 

A continuación mojaremos el peine y un cepillo de dientes que sólo utilizaremos para este fin. Aplicaremos champú en el cepillo de dientes y lo pasaremos por las cerdas limpiando bien los rincones difíciles. Por último, aclararemos el cepillo con abundante agua apretando la base para que salga toda la espuma sobrante del interior del cepillo. Lo dejaremos escurrir en una toalla boca abajo. Con los cepillos redondos y peines finos realizaremos la misma operación, prestando especial atención en limpiar los espacios que hay entre las púas.

 

Para terminar de limpiar el cepillo del pelo podemos aplicar utilizando la misma técnica un champú desparasitario o antipiojos. Para una desinfección eficaz, rociaremos el cepillo con alcohol utilizando un pulverizador. De esta manera, limpiar el cepillo del pelo una vez a la semana nos será de mucha utilidad para mantener un pelo suave y brillante.

Limpieza a fondo
Para que los peines duren más tiempo, lo ideal sería limpiar el cepillo del pelo a fondo por lo menos una vez al mes. Para ello necesitaremos disponer de varios productos, como espuma de afeitar, agua, amoniaco y jabón. Para limpiar los cepillos cubriremos las púas con la espuma de afeitar y lo dejaremos actuar durante 30 minutos. Posteriormente lo aclararemos con abundante agua.

 

Para los peines finos utilizaremos agua con amoniaco. Es recomendable hervir la mezcla y añadir jabón, como por ejemplo, detergente casero para limpiar. Cuando haya hervido durante cinco minutos, sumergimos el peine y lo dejamos actuar al menos 15 minutos. Después aclararemos y secaremos con una toalla limpia.