Los mejores disfraces de Harry Potter para los niños

Los elementos necesarios para el disfraz de este joven mago pueden conseguirse en paquete o por separado en sitios de Internet; si dispones de tiempo tú mismo puedes elaborar algunos accesorios.

¿Tu hijo quiere disfrazarse de alguno de los personajes de Harry Potter y no sabes dónde conseguir el atuendo de los magos más famosos del mundo? Todo lo que necesitas conseguir es un pantalón o falda y zapatos negros, un suéter gris con franja roja, una camisa blanca y una corbata. Con ese atuendo solo hace falta cofeccionar una capa negra con el logotipo de la escuela Hogwarts, una varita y, evidentemente, conseguir las gafas redondas que caracterizan al protagonista de la saga.

Dónde conseguir un buen disfraz
Harry Potter es un fenómeno mundial. Tanta es su popularidad que prácticamente en cualquier lugar se consiguen accesorios alusivos a la historia, sin embargo no siempre hay disponibilidad de disfraces de Harry Potter completos. Esto puede resultar muy frustrante si el tiempo apremia y el niño necesita el traje para participar en un festival escolar o ir a una fiesta.

En Internet existen sitios que ofrecen los componentes del atuendo en diversas calidades y precios. Van desde telas muy elementales para la capa, unas gafas de plástico y una varita; hasta réplicas muy similares al vestuario de las películas, como suéteres, corbatas, calcetines, guantes y pelotas exclusivas de la saga.

Una vez planificado tu presupuesto, es recomendable buscar imágenes de los personajes principales llevando sus prendas y objetos característicos. Esto permitirá realizar una búsqueda más específica de los mejores disfraces de Harry Potter para los niños.

Cómo hacer el disfraz uno mismo
Cuando se tiene tiempo para planear cómo conseguir los disfraces de Harry Potter, es más fácil y barato hacerlos en casa. A una blusa o camisa escolar blanca, una falda tableada o un pantalón negro, se le puede añadir una capa de tela negra. La textura puede ser lisa, dura, opaca o brillante, tomarás la decisión adecuada cuando sepas el valor del metro cuadrado de cada una de las telas.

Los logotipos que llevan todos los disfraces de Harry Potter pueden encontrarse en una mercería o tienda de regalos donde vendan parches o adornos. Incluso un pin  puede funcionar en niños más pequeños.

También se puede elaborar o comprar una bufanda en rojo y amarillo, como las que traen los estudiantes de Hogwarts. Un gorro que haga juego no solo identificará de inmediato al niño con el mago, sino que completará un kit de invierno que se usará durante varios años. Esta es una buena manera de darle utilidad a los disfraces de Harry Potter, evitando que se usen solo una vez. Una varita de plástico o una espada pequeña y las famosas gafas completarán un buen look para los niños.