Los mejores ejercicios para hacer Pilates en casa

Si nos proponemos hacer Pilates en casa con asiduidad y constancia, experimentaremos la armonía corporal en nuestra vida diaria e incorporaremos con naturalidad la postura correcta.

Una rutina al hacer Pilates de tres veces semanales como mínimo nos beneficiará para encontrar la correcta alineación postural que nos muestre esbeltos y gozar del bienestar general del cuerpo. Busquemos en casa un espacio adecuado, donde no lleguen ruidos molestos y ningún contratiempo logre distraernos del propósito de armonizarnos.

Calentamiento

Los primeros ejercicios al hacer Pilates son para que los músculos entren en calor. Balancearnos parados derechos, con pies apenas separados. Contraer abdomen para reforzar el centro de energía, llevar la pelvis hacia delante y atrás. Estirar desde el cuello hacia la cabeza, girar hombros hacia atrás.

 

Inhalar aire por la nariz, elevar un brazo hasta la altura de los hombros y seguir por encima de la cabeza, inspirar mientras bajamos el brazo. Repetir diez movimientos de cada lado, presionando con el brazo elevado hacia atrás, palma de la mano abierta hacia delante. Expandir pecho y aflojar hombros.

 

Flexionar levemente rodillas, inhalar al bajar y exhalar al subir, al tiempo que se elevan brazos hasta la altura de los hombros. Repetir diez veces y relajarse. Rotar un brazo por vez con el codo flexionado en círculos de adelante hacia atrás. Mantener hombros relajados.

En colchoneta

Pararnos derechos, inhalar, bajar barbilla hacia el pecho, dejar caer brazos hasta el suelo arqueando columna, mantener cabeza suelta, exhalar abajo, inhalar y subir lentamente diez veces. Intentar avanzar de a poco al hacer Pilates, al llegar al suelo caminar con las manos hacia adelante hasta sentir elongación vertebral.

 

De espalda, flexionar una rodilla manteniendo el pie apoyado. Levantar la pierna a la altura de la rodilla, dibujar diez círculos en el aire con rodilla y diez para el lado contrario. Mantener una mano en pelvis para asegurarnos que no se mueve la cadera. Repetir con la otra pierna.

 

Estirarse en el suelo de pies a cabeza, con brazos extendidos atrás. Traer rodillas hacia el pecho, abrazarlas por debajo y extender pies y piernas. Contraer abdomen mientras se inhala, contar hasta cinco y exhalar. Al hacer Pilates es importante no realizar movimientos bruscos y respirar correctamente.