Los mejores juegos de disfraces para fiestas de cumpleaños

Los juegos de disfraces, como los concursos y los teatros, son una buena opción para pasar una rato divertido con los amigos en las fiestas de cumpleaños.

En las fiestas de cumpleaños es bastante normal que se realicen actividades de disfraces, en las que cada persona acude disfrazada de algún personaje de ficción o algo que les guste. Para hacer una fiesta de cumpleaños más divertida, es una buena idea organizar juegos de disfraces en los que haya muchos participantes.

Concurso de disfraces

Entre los juegos de disfraces se puede comenzar por el típico desfile de disfraces, que gusta mucho sobre todo a los niños pequeños. Se puede hacer una especie de pasarela con bancos en los que, por turnos, cada participante desfila y hace acciones o dice algo en consonancia con el disfraz que lleva puesto.

 

Una vez ha terminado el desfile se establece un sistema de puntuaciones en los que el público vota cuál le ha gustado más. También puede haber una especie de jurado que establezca quién será el ganador. Por ejemplo, si la fiesta de disfraces es de niños, el jurado pueden ser los padres que estén allí.

Representaciones teatrales con los disfraces

Otra buena idea entre los juegos de disfraces es dividir a los asistentes a la fiesta en grupos dependiendo de la temática de sus disfraces. Después, se les dice que tienen que inventar una pequeña obra teatral que tendrán que representar después delante de todo el mundo.

 

Es divertido si, por ejemplo, se unen a todas las personas que vayan disfrazados de personajes de cuentos populares y se hace una pequeña parodia. También es entretenido si dentro de un mismo grupo hay personajes muy dispares que no tengan nada que ver los unos con los otros, como Caperucita Roja y un mago de la Edad Media. En definitiva, cuanto más originales sean las obras mas divertidas serán y más gustarán.

Asumir roles dentro de la fiesta

También es divertido en los juegos de disfraces establecer un intervalo de tiempo en el cual cada persona tiene que imitar al personaje de su disfraz, hablando como él o imitando su forma de caminar. Así, se pueden realizar los típicos juegos de cumpleaños, como juegos de mesa en los adultos o el pañuelito para niños, mientras todos imitan a su personaje. Si alguien se olvida de hacer su imitación, queda descalificado del juego al que se esté jugando.