Los mejores monumentos históricos de Ávila

Cualquier excusa es perfecta para visitar Ávila y hacer un recorrido por esta ciudad antigua visitando sus numerosos monumentos estupendamente conservados de estilo medieval.

Situada en la Comunidad de Castilla y León, Ávila se distingue por ser una de las ciudades españolas con más número de establecimientos hoteleros y de iglesias de estilo gótico y románico, en relación a su número de habitantes. Su precioso casco antiguo medieval ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

Qué ver en Ávila

Sin duda alguna, el monumento más característico de toda esta ciudad son las Murallas. Con más de dos kilómetros de longitud, fueron construidas durante el siglo XII y pueden recorrerse caminando mientras se van descubriendo sus nueve puertas hasta llegar a cualquiera de sus cuatro postes y contemplar la maravillosa vista de la ciudad y de las propias murallas que se observa desde aquí.

 

Una de las nueve puertas que permitían el acceso a la ciudad de Ávila es la de Santa Teresa, datada en el siglo XVI, o también conocida como puerta de la Santa, pues desde ella se accede directamente a la casa donde nació Santa Teresa de Jesús. Otra de los más famosos accesos a la ciudad es la Puerta de la Mala Dicha o de la Mala Ventura que permitía llegar hasta el barrio judío de Ávila y se cree que fue desde ésta por éstos fueron expulsados los judíos de esta ciudad.

Monumentos históricos de Ávila

Edificios religiosos y civiles también forma parte de la historia de esta ciudad que ofrece a sus visitantes su espléndida Catedral del Salvador de Ávila, su Basílica de San Vicente o el monasterio de Santo Tomás que cuenta con tres claustros y un estupendo museo de ciencias naturales.

 

El Palacio de Don Diego del Águila del siglo XVI, se encuentra justo al lado de la muralla entrando por la puerta de San Vicente. Desde él se defendió el ataque de las tropas musulmanas al intentar conquistar la ciudad y forma parte de la arquitectura civil de ésta junto con el Palacio de Polentinos, el de Nuñez Vela o el de Juan Henao, éste último convertido en un Parador Nacional de Turismo. Casonas pertenecientes a los siglos XV-XVIII como la de las Carnicerías o la Casas del Cordón ya forman parte de la historia de Ávila.