Los mejores remedios caseros contra el reuma

El reuma es una dolencia que abarca gran parte de la población, algunos remedios caseros pueden aliviar sus síntomas de manera alternativa.

El reuma afecta a un 80 por ciento de la población, generalmente quienes comienzan a sentir los síntomas reumáticos son personas de avanzada edad o que hayan ejercido movimientos repetidos a lo largo de su vida. Es una afección dolorosa que puede aliviarse con algunos remedios caseros.

En qué consiste el reuma

Su verdadero nombre es el reumatismo, en la actualidad la medicina reconoce como enfermedad reumática a todos aquellos dolores que tienen su origen en los tendones, los huesos y articulaciones. Los síntomas para quienes la padecen son dolores repetidos en las zonas afectadas, limitación de la movilidad y a esto se le añade el sufrimiento psicológico de su naturaleza crónica en algunos casos. 

 

Son muchas las enfermedades que la comprenden, siendo las más populares la artritis, artrosis, la lumbalgia, ciática entre muchas otras. La inflamación de los tendones, o la degeneración de las articulaciones son las causantes de la mayoría de trastornos que desembocan en las enfermedades reumáticas.

Remedios caseros

Muchos tipos de reumatismo se dan con mayor asiduidad en climas húmedos y fríos, porque provocan la acumulación de ácido úrico. Para ello se recomienda evitar zonas húmedas y protegerse bien de las bajas temperaturas, además de ingerir alimentos ricos en sodio y bebidas templadas.

 

Los baños de vapor son ideales cuando se trata de tensión muscular, para ello se recomiendan visitas a la sauna, y si esto no fuera posible, en casa se podría poner un baño con agua caliente en una habitación cerrada para que ejerza más vapor.

 

Por otro lado está el calor seco localizado. Lo ideal es ponerse en la zona afectada una manta eléctrica y si no se dispusiera de ella se puede utilizar la plancha de la ropa para calentar una toalla de algodón, esta se pondría en el lugar adecuado hasta que se enfríe y se vuelve a repetir. Hay que alternar unos diez minutos de calor con diez en frío, pues el cambio de temperatura beneficia a ciertas dolencias.

 

También algunas infusiones como la uña de gato son remedios muy reconocidos para esta dolencia. En la antigüedad se utilizaba a menudo por sus propiedades antiinflamatorias y están especialmente indicadas para artritis reumatoide o fibromialgia. Aunque cada enfermo tiene un cuadro clínico diferente, los remedios caseros a menudo no tienen efectos secundarios y no está de más probarlos para aliviar el reuma que tanto desespera a quienes lo padecen.