Los mejores temas de conversación para una primera cita

Las primeras citas suponen un gran desafío psicológico tanto para hombres como para mujeres, los temas de conversación a tratar suponen un gran problema para evitar esos incómodos silencios y causarle la impresión adecuada al contrario

El miedo a las primeras citas, todos lo han tenido alguna vez, tanto los hombres como las mujeres. La preocupación por causarle una buena impresión al contrario y que decida seguir adelante con la relación.

¿Qué debería de saber?
Se debería de conocer lo básico de la otra persona, (las citas a ciegas son una pega para esto), no demasiado, lo básico para saber de qué temas de conversación se deben de hablar, pues el objetivo de esta primera cita es conocerlo/a en más profundidad. La autoestima supondrá un gran papel en esta cita, esto dará la confianza necesaria para entablar un tema de forma fluida y sin nervios.

¿En qué lugar?
Cualquier lugar es bueno, pero dependiendo del lugar se podrán sacar distintos temas, por ejemplo, a la otra persona puede gustarle la música, pues un concierto no sería mala idea, tendría temas de conversación para un largo periodo.

Ahora sí, ¿qué temas?
Cada persona es un mundo. Los temas de conversación variarán increíblemente entre cada individuo. Los temas deberían de salir de manera espontánea. Seguramente se querrá tener una larga conversación en la que la otra persona nos valore de manera positiva, interesante e ingeniosa. Si se tiene algún amigo en común no está de mal hablar de él, eso sí, experiencias positivas, momentos graciosos, y no criticarlo a destajo.

Otro tema muy común que suele utilizarse es el de la familia, el número de hermanos, la relación con ellos, siempre cosas agradables, pues se quiere dar una buena impresión y animar a repetir esta cita.

Lo único que se debería de evitar, es el tema de los ex, y de intentar crear una visión de lo que no se es, o sea, ser uno mismo.

Orden de los temas
El orden a tocar de los temas de conversación no debería de ser importante, pues servirán para conocer al contrario y que por lo menos no resulte en una cita en la que los dos están callados, uno enfrente del otro, deseando que se acabe la cita. Si se es perspicaz, los temas empezarán con generalidades, como música, libros, hobbies, películas, y poco a poco se acercará a temas más personales. Llegará un momento en el que la otra persona expresará como es su pareja ideal, si quiere una relación estable, defectos que no soporta en una persona, etcétera.